Cosas que necesita un recién nacido: te damos trucos y consejos para preparar el equipamiento inicial del bebé

Cosas qué necesita un bebé recién nacido: dos padres nos cuentan su experiencia

¡Bravo! ¡Tu hijo está en camino! Para tenerlo todo a punto para la llegada del bebé, tenemos este artículo con consejos y trucos acerca de todo el equipamiento que tu hijo va a necesitar durante sus primeros meses de vida. Además, hemos charlado sobre el tema con dos personas que acaban de ser padres en la entrevista que puedes leer a continuación, de la que seguramente podrás quedarte con un par de consejos útiles.

En dicha entrevista hablamos con Sara y Daniel. Ella es madre de dos preciosos niños de tres y cuatro años; él es un padre que se muestra muy orgulloso de sus dos hijos, de uno y tres años de edad. Ambos nos hablan sobre qué artículos resultan imprescindibles y qué errores se cometen habitualmente a la hora de adquirir el material necesario para el bebé, además de darnos unos cuantos consejos y trucos muy útiles para futuros padres.

¿Cuándo empezasteis a reunir y preparar el equipamiento para el bebé?

Sara: Empezamos relativamente tarde, alrededor del quinto o sexto mes de embarazo. Eso tiene que ver sobre todo con la actitud y la experiencia personal de cada uno, incluso con la superstición. Conozco muchas mujeres que empezaron a comprar la ropa para el bebé y a buscar una guardería justo después de saber que estaban embarazadas.

Daniel: Nosotros también esperamos hasta el segundo trimestre de embarazo para comprar todo lo necesario para el bebé. Muchos productos nos los regalaron amigos y familiares, por lo que al final no tuvimos que comprar muchas cosas.

En qué os centrasteis cuando empezasteis a preparlo todo?

Sara:  ¡Para nosotros fue como explorar un territorio completamente nuevo! En primer lugar, me informé de todo lo que necesita un bebé. Usé checklists de cosas necesarias para un recién nacido, y la verdad es que fueron de gran ayuda. Una vez supe todo lo que tenía que conseguir, leí opiniones y reseñas de cada artículo que me interesaba y los iba comprando de uno en uno.

Cuando se trataba de equipamiento para el bebé, prestaba especial atención a que fuera algo práctico y pudiera ser utilizado durante un período largo de tiempo, aunque fuera reaprovechándolo. Por ejemplo, cuando buscaba una sillita para mi hijo, me decidí por un juego que podía ser utilizado casi desde el nacimiento y hasta que fueran ya niños un poco más mayores. También en el caso de la cuna busqué algo muy funcional y compré una que podía adaptarse a nuestra cama, con una apertura lateral con cremallera, de tal forma que el bebé podía dormir en su camita pero muy cerca de mí. Esto, por ejemplo, resulta muy práctico para darle el pecho por la noche sin tener que levantarme.

Daniel: Queríamos evitar tener que comprar muchas cosas. Como ya he dicho, mucho del material ya nos lo regalaron o lo compramos de segunda mano. También pedimos prestados algunos artículos a amigos y familiares que devolvimos una vez ya no los necesitábamos.

Canastilla para el bebé: unos bodis bonitos son una de las prioridades

¿Qué criterios de calidad tuvisteis en cuenta?

Qué ropa comprar a un recién nacido: el algodón orgánico es respetuoso con el medio ambiente

Sara: Le di mucha importancia a que los productos fueran de alta calidad, especialmente en el caso de objetos grandes, como la cuna o una silla con balancín.

También en el caso del cochecito y la silla para el coche prestamos especial atención a la calidad y a los sellos de homologación. Queríamos estar totalmente seguros de proporcionar a nuestro bebé las mejores condiciones de seguridad. En cambio, para otro tipo de artículos preferimos comprar de segunda mano, ya que creo que es más sostenible usar un mismo producto varias veces.

Daniel: La sostenibilidad es algo que tenemos muy en cuenta. Queríamos comprar todo lo que fuera posible de segunda mano y usar productos respetuosos con el medio ambiente. Todo lo que entre en contacto con la piel de nuestro bebé debe estar hecho de productos naturales y libre de fragancias y elementos por el estilo. Compramos bastantes productos de cosmética natural. Por supuesto, también nos aseguramos de que la ropa de nuestro pequeño fuera de algodón orgánico, primero por la comodidad del bebé, y segundo porque es un producto respetuoso con el medio ambiente.

¿Qué artículos no pueden faltar de ninguna de las maneras?

Estas son las listas de imprescindibles de cada uno:

Los imprescindibles de Sara:

  • Un cubo antiolor para los pañales, pero en vez de los caros recambios, usar bolsas de la basura típicas de supermercado (¡funcionan estupendamente!).
  • Fular portabebés (me encantaba y a mi hijo también).
  • Cojín de lactancia (se puede usar no solamente para dar el pecho, sino también para dormir durante el embarazo, para colocar al recién nacido e incluso más tarde para acurrucarse mientras ves la tele).
  • Silla de coche para bebé con sistema de sujeción ISOFIX (muy práctico: colocas la silla del bebé en el coche con un clic, sin necesidad de usar el cinturón de seguridad ni agacharse echando el cuerpo hacia dentro del coche).
  • Bodis cruzados (no hace falta pasar la prenda por la cabeza del bebé, una ventaja muy útil cuando el body está especialmente sucio).

Los imprescindibles de Daniel:

  • Bolsas impermeables para trapos y pañales de tela usados (genial para cuando estamos fuera de casa, así nada gotea).
  • Pañales reutilizables (¡son muy prácticos y bonitos!).
  • Fular portabebés (ligero, elástico y además muy cómodo para el pequeño).
  • Toallitas de algodón (sumérgelas en agua y podrás utilizarlas como sustituto de las toallitas húmedas perfumadas).

¿Qué artículos consideráis un error haber comprado?

Sara: Para mí, una muy mala adquisición fueron las innumerables cremas y productos para el cuidado del bebé que puedes encontrar en la farmacia o que suelen regalarte. Tampoco nos resultó demasiado útil una plataforma que se unía al carrito de paseo para que se subiera nuestro hijo mayor mientras paseábamos al bebé. Era tan poco práctica que no la usamos nunca.

Daniel: Para proteger a nuestros hijos de posibles golpes y moratones, compramos unos protectores para las esquinas de todos nuestros muebles. No fue una buena adquisición, ya que los pequeños no solo no llegaron a tropezar nunca con ningún mueble, sino que se pasaban todo el rato intentando quitar los protectores.

¿Cuál fue el regalo más habitual?

Sara: Me regalaron muchos productos para el cuidado del bebé, que en retrospectiva resultaron ser poco útiles. Con el tiempo, acabas descubriendo qué necesita realmente tu bebé y qué no. También recibí muchos álbumes de fotos para personalizar, pero no tuve tiempo de aprovecharlos todos. Se trata de un regalo bonito, pero no todas las madres tienen tiempo para completar un álbum, y aún menos cinco a la vez.

Daniel: La ropa de bebé ha sido un regalo habitual. Gorritos, calcetines y bodis han sido los artículos más habituales, así que no tardamos mucho en tener todo el armario básico para el pequeño. Sin embargo, al final teníamos una mezcla extraña de piezas, ya que muchas no se ajustaban a la época del año en la que nos encontrábamos en el momento de usarlas, así que aquí va mi consejo para quien quiera regalar ropita de bebé a unos futuros padres: tened en cuenta el tamaño que tendrá el bebé cuando esa prenda sea de su talla. Tampoco es mala idea regalar algo de ropa para ponerle a partir del medio año de vida, de esta forma los padres ya tendrán fondo de armario para todo el primer año.

¿Qué hicisteis con los artículos de bebé ya usados?

Sara: En primer lugar, fui prestando los artículos más pequeños a distintos amigos. El resto los empaqué cuidadosamente en cajas y los guardé en el trastero. Aunque todavía no estábamos planeando tener otro hijo, guardamos todos los artículos “grandes” como las sillitas, el balancín, la silla del coche o la camita por si en un futuro nos podían servir otra vez. Después de tener nuestro segundo hijo, como ya no teníamos planeado tener más, vendimos los productos que nos quedaban en plataformas online como eBay o Wallapop.

Daniel: Aquí también pensamos mucho en la sostenibilidad. Regalamos la mayor parte del material a otros padres o devolvimos lo que nos habían prestado. Los niños crecen tan rápido que realmente merece la pena pedir prestada la ropa y el resto de accesorios.

Lista para un bebé recién nacido: una colección de bonitos bodis de bebé

¿Tenéis algún otro consejo para futuros padres?

Sara: Para paseos en días de lluvia, recomiendo usar una luz para el carrito. Especialmente en otoño o invierno, cuando anochece pronto, noté que cuando cruzaba por una calle poco iluminada los coches tenían problemas para verme. El carrito es lo primero que pisa el asfalto al cruzar, así que le puse una lucecita para mejorar su visibilidad. ¡Más de una madre se me acercó por la calle para felicitarme por haber tenido esta idea!

Daniel: ¿Sinceramente? Tengo la sensación de que el 95% de los productos para el cuidado del bebé no son necesarios. Con agua y una crema natural ya tuvimos más que suficiente. Si te paras a mirar los productos que hay en el mercado, verás que hay cientos de cremas, polvos y lociones, y al final no sabrás qué comprar. Mi consejo es apostar por lo natural: agua, cremas naturales y bodis de algodón orgánico son la clave del éxito.

En resumen

Cada familia tiene su propio criterio a la hora de escoger el equipamiento para su hijo. En estos casos, el principio de sostenibilidad es particularmente sencillo de aplicar. Confía en las opiniones y recomendaciones de tus conocidos y ten en cuenta la opción de usar artículos de segunda mano. Reaprovechando el material de amigos y familiares ahorrarás dinero y te beneficiarás de la experiencia de los demás. Para los que queréis hacer un regalo: hablad antes con los futuros padres para saber qué es lo que realmente necesitan, de esta forma evitaréis que tengan algunos productos repetidos. ¡Diviértete preparándolo todo para la llegada del bebé!

Fuentes de las imágenes:

iStock.com/alvarez