Derechos laborales estando embarazada: una mujer trabaja desde casa con un ordenador portátil

Derechos laborales estando embarazada: una mujer trabaja desde casa con un ordenador portátil

Las embarazadas cuentan con una serie de derechos en el ámbito laboral para evitar posibles situaciones de riesgo y estrés. Estos derechos tienen en cuenta no solamente las horas de trabajo, sino también la protección contra el despido y la baja por maternidad. En este artículo te contamos qué derechos laborales tienes como embarazada y qué debes tener en cuenta para hacer de tu lugar de trabajo un sitio seguro. Además, te damos un par de ideas de cómo vestir con estilo sin renunciar a la comodidad durante los meses de embarazo que tengas que ir a la oficina.

La prevención de riesgos laborales durante el embarazo

Hay una serie de derechos que debes conocer y tener en cuenta para que puedas compaginar trabajo y embarazo con todas las garantías de seguridad. Una vez sabes que vas a ser madre, una de las primeras preguntas es la de cuándo comunicar el embarazo a la empresa. Aunque no estás obligada a informar que estás embarazada[1], sí que es altamente recomendable comunicarlo cuanto antes a tu empleador, especialmente cuando tu actividad laboral pueda acarrear algún tipo de riesgo para tu salud o la de tu bebé. Además, también es conveniente informar a tu médico de cabecera y a tu ginecólogo sobre el tipo de trabajo que realizas, por si debes tomar alguna precaución especial.

Seguridad en el lugar de trabajo

Una vez hayas informado a tu empresa del embarazo, tu empleador debe tomar las medidas necesarias para garantizar tu seguridad y la de tu bebé en tu puesto de trabajo. Algunas situaciones que son de riesgo para embarazadas son aquellas que implican trabajar con sustancias peligrosas para la salud, en condiciones climatológicas extremas, con riesgo de recibir golpes, con exposición a radiaciones o con excesivo ruido. Además, deberían evitarse las tareas que causen demasiada fatiga, tanto física como psíquica.

Para evitar estas y otras posibles situaciones de riesgo, el empleador debe tomar las siguientes medidas[2]:

  • Adaptar las condiciones o tiempo de trabajo para garantizar la salud y seguridad de la empleada y del feto.
  • Si lo anterior no fuera posible, asignar a la empleada un puesto de trabajo o función diferente correspondiente a su grupo profesional y compatible con su estado.
  • Si lo anterior tampoco fuera posible, asignar a la empleada un puesto de trabajo de otro grupo profesional sin perjuicio en cuanto a su retribución.
  • Si esto último tampoco fuera posible, se puede proceder a suspender el contrato por riesgo durante el embarazo, teniendo la empleada embarazada derecho a una prestación económica.

Habla con tu empresa sobre estas posibilidades tan pronto como sea posible, para que puedas adaptar tu puesto de trabajo a tus necesidades cuanto antes. Hoy en día, en muchas empresas ofrecen la alternativa del teletrabajo o flexibilizar los horarios como opciones para sus empleadas embarazadas. Al final, el objetivo por ambas partes debe ser encontrar la fórmula que mejor se adapte tanto a tu embarazo como a la lactancia una vez nacido el bebé.

Embarazo en el entorno laboral: una mujer embarazada charla con una compañera de trabajo en la oficina

informaciónLa seguridad en el trabajo durante el embarazo también implica que cuides de ti misma y de tu cuerpo durante estos meses. Toma pequeños descansos de forma regular y lleva contigo tentempiés saludables como una pieza de fruta o un puñado de nueces.

informaciónLa seguridad en el trabajo durante el embarazo también implica que cuides de ti misma y de tu cuerpo durante estos meses. Toma pequeños descansos de forma regular y lleva contigo tentempiés saludables como una pieza de fruta o un puñado de nueces.

El horario laboral durante el embarazo

Durante el embarazo, es recomendable no exigirte demasiado y vigilar con los esfuerzos. Tal y como hemos visto anteriormente, tu empleador debe adaptar las condiciones de tu puesto de trabajo para garantizar tanto tu seguridad y salud como la del feto. Esto incluye también el tiempo de trabajo, por lo que la trabajadora embarazada tiene derecho a no trabajar en horario nocturno o a no trabajar en turnos, si se considera que esto puede perjudicarla.

Además, como mujer embarazada, tienes derecho a ausentarte del trabajo con derecho a remuneración para poder asistir a las visitas y exámenes médicos, así como a las clases de preparación al parto, cuando estas citas coincidan con tu horario laboral. Solamente tendrás que informar con antelación a tu empleador y presentar el justificante pertinente[3].

AtenciónSi pasas la mayor parte de tu jornada laboral sentada, es recomendable que te levantes y camines un poco de vez en cuando.

AtenciónSi pasas la mayor parte de tu jornada laboral sentada, es recomendable que te levantes y camines un poco de vez en cuando.

Finalmente, debes plantearte en qué momento del embarazo deberías dejar de trabajar para dedicarte a cuidar de ti y de tu futuro hijo de cara al parto. Eso dependerá del tipo de trabajo que tengas y las tareas que desarrolles. Por ejemplo, si solo realizas actividades ligeras y pasas la mayor parte del horario laboral sentada, se considera que puedes esperar hasta la semana 37 de embarazo[4]. En cambio, si tu trabajo requiere mover pesos de más de 10 kg repetidamente, se recomienda dejar de trabajar a partir de la semana 18.

Cuando llegue el momento en el que ya no sea recomendable que sigas trabajando, tu médico puede otorgarte la baja por incapacidad temporal por contingencias comunes o profesionales. Una vez concedida, la baja se alargará hasta el parto, momento a partir del cual se puede solicitar la baja por maternidad.

Protección contra el despido estando embarazada

Ninguna mujer embarazada puede ser despedida de forma injustificada. Es importante señalar que esta protección comienza a partir del primer día de gestación, sin importar si la empresa ha sido informada o no del embarazo. En caso de haberse producido un despido no justificado durante el período de embarazo, se consideraría nulo.

Esta garantía contra el despido injustificado también aplica durante la baja por maternidad y se extiende hasta doce meses después del parto[5].

La baja maternal: ¿cuándo pedirla y cuánto dura?

El permiso por maternidad es el período de descanso laboral a la que toda mujer trabajadora que da a luz tiene derecho. Este período es de 16 semanas, las cuales se pueden repartir de varias maneras con una única condición obligatoria: la madre debe estar de baja las primeras seis semanas tras el parto. Las diez semanas restantes se pueden distribuir de la siguiente manera:

  • Las puede disfrutar la madre tras las seis semanas obligatorias.
  • Las puede disfrutar la madre durante el embarazo, a partir de la semana 30 de gestación.
  • Pueden ser transferidas al padre, que debe disfrutarlas de manera consecutiva.
  • Se pueden convertir en 20 semanas trabajando a media jornada.

Además, durante los primeros nueve meses de vida del bebé, o bien la madre o bien el padre tienen derecho a ausentarse del trabajo durante una hora o dos medias horas al día para la lactancia. Estas horas pueden acumularse y añadirse al permiso de maternidad.

La baja por maternidad la otorga el médico de cabecera de la madre una vez ha nacido el bebé. Para solicitarla, hay que pedir cita con el médico el día después del nacimiento y acudir con el informe de alta hospitalaria y el DNI de la madre (en caso de que el trámite lo realice el padre u otra persona)[6]. También necesitaréis pedir un certificado en la empresa de la madre para acabar de tramitar el permiso.

Una vez empezado el período de baja, se empieza a recibir también la prestación por maternidad, que tiene por objetivo compensar económicamente el tiempo en que los progenitores no trabajen por estar al cuidado de su bebé.

La trabajadora cobrará lo correspondiente a la base reguladora de contingencias comunes de su última nómina. Tienen derecho a la prestación por maternidad las trabajadoras autónomas o por cuenta ajena que estén afiliadas a la Seguridad Social y cumplan los siguientes requisitos[7]:

  • Mayores de 26 años: mínimo de 180 días cotizados en los 7 años anteriores o 360 días en el total de la vida laboral.
  • Entre 21 y 26 años: mínimo de 90 días cotizados en los 7 años anteriores o 180 días en el total de la vida laboral.
  • Menores de 21 años: sin período mínimo de cotización.

Si la madre está afiliada a la Seguridad Social pero no cumple con los mínimos de cotización anteriores, aún tiene la posibilidad de acogerse al subsidio no contributivo por maternidad, cuya duración es de 42 días naturales después del parto.

AtenciónEl período de 16 semanas de baja por maternidad puede ampliarse en caso de tratarse de un parto múltiple o si el recién nacido debe permanecer hospitalizado después del parto.

AtenciónEl período de 16 semanas de baja por maternidad puede ampliarse en caso de tratarse de un parto múltiple o si el recién nacido debe permanecer hospitalizado después del parto.

Moda premamá en la oficina: consejos de estilo para el mundo empresarial

Si hay algo que destaca por su elegancia y no pasa nunca de moda en el mundo empresarial es la combinación de americana, blusa y pantalones o falda de corte sofisticado, con predominancia de los colores discretos acompañados por pequeños detalles que pongan el acento de color al outfit. ¿Trabajas en una oficina? A continuación te ofrecemos algunas ideas y consejos de moda para tu atuendo durante el embarazo.

Los imprescindibles de la moda premamá en la oficina

No es necesario tener una gran colección de vestidos premamá en el armario para verte bien cada día. Sin embargo, en los últimos meses de gestación, es inevitable que necesites un par de piezas que se adapten a tu nueva talla. Al fin y al cabo, la ropa premamá es mucho más cómoda y se adapta perfectamente a la barriga de embarazada.

Por lo general, combinar un par de piezas que hagan juego ya es suficiente para lucir un outfit idóneo. Tu armario básico premamá debería contener:

Moda premamá para la oficina: el outfit adecuado te favorece a ti y a tu barriga de embarazada
  • dos blusas premamá
  • una cómoda americana para embarazadas
  • una falda premamá
  • un traje premamá
  • además, un bonito vestido premamá para la oficina

Con estas pocas piezas puedes crear muchos estilos diferentes de forma muy sencilla. Cuando busques el atuendo adecuado para la oficina, busca colores sencillos y sobrios como el negro, el blanco, el azul oscuro o el gris. También es preferible que tus piezas premamá sean de un tejido similar, de esta forma podrás combinarlas con mayor facilidad.

Para darle a tu outfit un toque personal, puedes jugar con los accesorios. Un bonito collar, una pulsera que te guste, un cinturón o una bufanda pueden poner el acento y rematar tu conjunto para ir a la oficina.

El corte adecuado para tu outfit de oficina

La regla de oro para las embarazadas es: primero, la comodidad.

Evita las piezas que queden apretadas por la zona de la cintura y opta por pantalones premamá que se adapten adecuadamente a tu barriga de embarazada, ya que te permitirán sentirte cómoda aunque pases muchas horas sentada. Los pantalones no tienen que ser necesariamente anchos, pues existen modelos especiales premamá de corte más ajustado y elegante.

En cuanto a las prendas superiores, son preferibles las de caída suave. Durante los primeros meses de gestación, este tipo de piezas te permiten disimular la barriga, por si prefieres esperar un poco a dar la gran noticia. Con el paso de las semanas, la prenda se irá adaptando a tu vientre a medida que este vaya creciendo. Otro tipo de prenda que también ayuda a disimular la barriga son los tops con forma trapezoidal, los cuales se van ensanchando hacia la parte de abajo del cuerpo y acostumbran a ir adornados con un bonito peplum.

Finalmente, otro corte favorecedor, no solo para embarazadas, sino para cualquier mujer que trabaje en una oficina, es el estilo imperio. Este corte crea unas bonitas curvas muy femeninas y distrae la atención de la zona del vientre. Además, aun con el transcurso de las semanas y el avance del embarazo, aún ofrece suficiente espacio para que la barriga se acomode cómodamente, sin ningún tipo de presión.

Otro consejo: Cuando se trata de ropa premamá, sigue siendo una buena idea combinar piezas anchas con otras ajustadas. Siguiendo esta regla de estilo, puedes evitar que tus outfits parezcan demasiado anchos o ajustados. Por ejemplo, la combinación de una blusa ancha y unos pantalones más ajustados te hace ver más femenina a la vez que tu barriga de embarazada queda envuelta suavemente.

En resumen

Para garantizar tu salud y seguridad en el entorno laboral, existen una serie de derechos que protegen a las trabajadoras embarazadas del estrés y el exceso de fatiga en el lugar de trabajo. Informa a tu empleador lo antes posible sobre tu estado para poder adaptar cuanto antes tus condiciones laborales a tus nuevas necesidades. El cómo vas a vestir en la oficina tampoco debería ser un problema, ¡solo tienes que escoger la ropa premamá que te haga sentir cómoda y elegante!

Fuentes de información:

[1]https://orientacion-laboral.infojobs.net/derechos-laborales-de-la-mujer-durante-el-embarazo
(última consulta: 30.07.2020)

[2]https://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE-A-1995-24292
(última consulta: 30.07.2020)

[3]https://www.boe.es/buscar/.php?id=BOE-A-1995-24292
(última consulta: 30.07.2020)

[4]https://previa.uclm.es/servicios/prevencion/documentacion/maternidad/Orientacion%20de%20la%20SEGO.pdf
(última consulta: 30.07.2020)

[5]https://www.cuestioneslaborales.es/-pueden-despedir-estando-embarazada-o-despues-de-la-baja-de-maternidad/
(última consulta: 30.07.2020)

[6]https://www.tramitesnacimiento.com/
(última consulta: 30.07.2020)

[7]https://www.sitly.es/blog/baja-por-maternidad/
(última consulta: 30.07.2020)

Fuentes de las imágenes:

iStock.com/PeopleImages

iStock.com/Morsa Images

iStock.com/vgajic