Senderismo de montaña: un estrecho camino conduce hacia una cumbre.

El montañismo como afición

El aire fresco de la montaña, el aroma de los prados, el tañido de los cencerros y unas vistas impresionantes: todo esto y más es lo que se puede experimentar mientras se practica el montañismo. Hacer ejercicio en las alturas ayuda a mantenerte en forma, fortalece tu sistema inmunológico y estimula todos tus sentidos. Para que tu próxima (o quizás primera) excursión a la montaña sea todo un éxito, en este artículo te contamos qué vas a necesitar y qué debes tener en cuenta para garantizar tu seguridad a lo largo del recorrido.

El montañismo como hobby: ¿qué requisitos debo cumplir?

La práctica del montañismo te permite explorar la naturaleza, conectar con ella y dejar atrás el estrés del día a día, ya sea a tu aire o en compañía. Durante las excursiones, suele surgir la oportunidad de conocer a otros amantes de la montaña y del deporte al aire libre, con quienes puedes mantener una charla agradable o incluso formar un nuevo grupo para salir a caminar.

Dentro del mundo del excursionismo, existen varias disciplinas que tienen la montaña como protagonista. Estas distintas modalidades pueden diferenciarse según los objetivos y la distancia recorrida:

  • Senderismo: se practica tanto en terreno llano como por cordilleras de poca altitud. La ambición deportiva es más bien reducida, ganando peso los aspectos paisajísticos y culturales.
  • Montañismo: esta disciplina enfoca su actividad en las montañas y en sus cimas, las cuales suelen ser el objetivo principal de cada ruta. En este caso, son importantes la seguridad y contar con una buena condición física.
  • Senderismo de larga distancia: es la modalidad que recorre las rutas más largas, llegando a durar varios días o semanas, cruzando incluso fronteras de países.

Una gran ventaja de estas tres modalidades es que se necesita poco equipamiento en comparación con otros deportes de montaña. Además, tampoco son necesarios grandes conocimientos técnicos, por lo cual se considera el montañismo como un buen contrapunto para otras disciplinas más exigentes, como la escalada y el boulder o el alpinismo.

Para practicar el montañismo con todas las garantías de seguridad, especialmente en las rutas de alta montaña, sería recomendable cumplir con los siguientes requisitos:

  • No tener miedo a las alturas. En las rutas de alta montaña los caminos suelen ser estrechos y con fuertes pendientes. Para evitar perder el equilibrio o pasar un mal rato, es preferible no practicar montañismo si se tiene miedo a las alturas.
  • Seguridad en la pisada. Los senderos de montaña suelen ser irregulares y estar llenos de piedras y rocalla, por lo que hay que tener seguridad en la pisada y capacidad de reaccionar rápidamente en caso de resbalar, además de llevar un buen calzado de montaña.
  • Buena condición física. Los ascensos y descensos pronunciados requieren mucha resistencia y fuerza en las piernas. Es importante evaluar la fuerza y la forma física en la que nos encontramos de manera realista. En caso de duda, elige siempre el recorrido más fácil.
  • Sentido de la orientación y saber leer mapas. En las montañas, la cobertura de los teléfonos móviles es muy débil o nula. Así pues, es fundamental tener un buen sentido de la orientación, así como saber leer e interpretar mapas de senderismo para poder orientarte en todo momento y saber encontrar rutas alternativas.

ConsejoPara que tu introducción al montañismo sea lo más satisfactoria posible, deberías empezar con rutas fáciles e ir aumentando poco a poco la dificultad. Algunas escuelas, asociaciones locales y federaciones de montañismo de nuestro país ofrecen cursos para iniciarse en el mundo de la montaña.

ConsejoPara que tu introducción al montañismo sea lo más satisfactoria posible, deberías empezar con rutas fáciles e ir aumentando poco a poco la dificultad. Algunas escuelas, asociaciones locales y federaciones de montañismo de nuestro país ofrecen cursos para iniciarse en el mundo de la montaña.

El equipamiento de montañismo adecuado

Como pasa en todos los deportes al aire libre, y especialmente en los de montaña, para practicar el montañismo es necesario contar con un equipamiento que te ofrezca garantías de seguridad y comodidad. De esta manera, podrás tener controlada cada situación que se produzca a lo largo de una excursión. Antes de salir a la montaña, es importante informarse de antemano tanto de las condiciones meteorológicas como de la propia ruta que se va a realizar, además de tener conocimientos básicos de primeros auxilios.

Para poder llevar todo el equipamiento para montañismo, es necesaria una mochila de montaña que sea grande, se adapte a tu espalda y tenga correas para una sujeción segura. Además, necesitarás el siguiente material:

  • Botas de montaña robustas con suela antideslizante, una buena banda de rodadura y que sean repelentes al agua.
  • Ropa resistente a la intemperie, preferiblemente adecuada para vestirte por capas, con una camisa transpirable, una chaqueta polar fina y un chubasquero.
  • Una muda ligera de ropa interior para las rutas más largas.
  • Calcetines con plantilla reforzada.
  • Suficiente comida y agua (mínimo 2 litros al día por persona).
  • Kit de primeros auxilios con manta de emergencia y teléfono móvil de emergencia.
  • Crema solar con un factor alto de protección.
  • Linterna y cuchillo de bolsillo.
  • Saco de dormir / saco de vivac para rutas más largas.

ConsejoAl preparar tu mochila, asegúrate de hacerlo de forma ordenada. Coloca aquello que vas a usar menos en la parte inferior de la mochila, y las provisiones y el botiquín de primeros auxilios en la parte superior, para tenerlos siempre a mano. Los objetos pesados se transportan más cómodamente si los sitúas en la parte de la mochila más cercana al cuerpo.

ConsejoAl preparar tu mochila, asegúrate de hacerlo de forma ordenada. Coloca aquello que vas a usar menos en la parte inferior de la mochila, y las provisiones y el botiquín de primeros auxilios en la parte superior, para tenerlos siempre a mano. Los objetos pesados se transportan más cómodamente si los sitúas en la parte de la mochila más cercana al cuerpo.

Consejos para planificar la ruta de montañismo

Una planificación detallada de la ruta, con sus descansos y posibles alojamientos, te ahorrará estrés y sorpresas desagradables a lo largo de tu excursión, especialmente si esta es de varios días. Para saber si una ruta determinada se adapta a tus preferencias y capacidades, deberías fijarte en su perfil de elevación e informarte sobre la duración total que puede tener la caminata. Además, hay que buscar posibles alojamientos para pasar la noche (refugios de montaña, albergues, apartamentos rurales, etc.). Ten en cuenta que siempre debemos añadir descansos a los tiempos de caminata y planificar las horas de inicio y regreso con suficiente margen, para no tener que caminar en la oscuridad.

Encontrarás más información sobre rutas de senderismo y montañismo en los sitios web de turismo local o en portales específicos de internet como komoot.es, outdooractive.com o wikiloc.com. Por supuesto, también tienes la opción de comprar una guía de senderismo o preguntar a los lugareños por las rutas adecuadas y consejos al respecto.

Equipamiento para montañismo: para caminar por la montaña necesitarás unas botas adecuadas.

Consejos de seguridad para tu excursión por la montaña

Para que tu jornada de excursionismo transcurra con los riesgos mínimos, puedes seguir una serie de normas de seguridad. Lo más importante es contar con un buen equipamiento resistente a las inclemencias del tiempo y hacer una cuidadosa planificación de la excursión. Infórmate con suficiente antelación del terreno y la climatología y evalúa de forma realista tus capacidades y tu condición física, para que la excursión sea lo más satisfactoria posible y puedas disfrutar al máximo de tu caminata por la montaña.

Uno de los factores con el que se suele valorar una ruta es su nivel de dificultad. Para determinarlo, se tienen en cuenta diferentes aspectos, como el desnivel, la distancia y la exigencia técnica. Aunque en nuestro país no existe una clasificación oficial de los niveles de dificultad para rutas de montañismo, ni está indicado en las mismas, sí que es habitual encontrar una valoración al respecto (que va de muy fácil o fácil a difícil o muy difícil) tanto en las guías impresas de senderismo como en los distintos recursos en línea donde se informa detalladamente de rutas.

Si vas a practicar montañismo en el extranjero, ten en cuenta que en algunos países sí tienen estandarizado el nivel de dificultad de las rutas, e incluso está indicado en la señalización de los senderos. Por ello, cuando planifiques una ruta en otro país, es recomendable que te informes de la existencia de estas señalizaciones, pues pueden serte de gran utilidad para escoger la ruta que más te conviene y ahorrarte alguna sorpresa desagradable.

Otros consejos de seguridad a tener en cuenta:

  • Sal a caminar por la montaña solamente si te sientes en forma y con salud.
  • Lleva siempre un mapa actualizado de la región. Aunque utilices mapas digitales, siempre es más seguro contar con uno impreso: no pesan nada y te ayudarán si tu dispositivo se queda sin cobertura, sin batería o se pierde.
  • Informa a tus familiares o conocidos o, si estás de vacaciones de senderismo, a tu alojamiento sobre la ruta que vas a realizar, indicando el destino y la hora aproximada de llegada. Comunica asimismo cualquier cambio en la ruta. De este modo, en caso de emergencia, habrá quien pueda informar de tu paradero aproximado. Recuerda que el teléfono de emergencias en toda la Unión Europea es el 112.
  • Concéntrate en el sendero, especialmente si el camino es muy estrecho, y no te salgas de los caminos marcados.
  • Si te encuentras con un animal salvaje, mantén la calma y aléjate lentamente.

A mayor altura, el aire es menos denso y la luz solar más intensa. Así pues, si vas a pasar unos días caminando por alta montaña, ve acostumbrándote poco a poco al aire y asegúrate de protegerte del sol: necesitarás una crema con un factor alto de protección, una gorra y unas gafas de sol con protección UV.

AtenciónEn una excursión por la montaña es posible que tengas que cruzar puertas de ganado a lo largo del camino. Si te encuentras con una, déjala tal y como la has encontrado. Si está cerrada, vuelve a cerrar la puerta detrás de ti, para que el ganado no pueda escapar.

AtenciónEn una excursión por la montaña es posible que tengas que cruzar puertas de ganado a lo largo del camino. Si te encuentras con una, déjala tal y como la has encontrado. Si está cerrada, vuelve a cerrar la puerta detrás de ti, para que el ganado no pueda escapar.

Montañismo con niños: información y consejos sobre planificación y seguridad

Para los más pequeños, una excursión por la montaña supone una experiencia emocionante en plena naturaleza, además de ser un ejercicio saludable al aire libre. Para que tu excursión familiar sea todo un éxito, debes planificar bien la ruta y tener en cuenta una serie de aspectos para que tu hijo se divierta y pueda seguir bien el ritmo.

Dependiendo de la edad de tu hijo, deberás planificar suficientes descansos y tiempo de recreo para que puedan recuperar fuerzas y no se les haga monótono el recorrido. También debes elegir una ruta que se adapte a la condición física del pequeño. Lo ideal sería que se pudiera alargar o acortar en caso de ser necesario. Si no estás seguro de qué rutas puede realizar tu hijo, aquí tienes unas pautas que pueden servirte de guía:

Vacaciones en la montaña con niños: las rutas fáciles son las más adecuadas para hacer en familia.
  • De los 0 a los 3 años: salidas por terrenos llanos de no más de 2 o 3 kilómetros y llevando a tu hijo en una mochila portabebés, con descansos para que el niño se pueda mover libremente.
  • De los 3 a los 6 años: recorridos de montaña suaves y fáciles, de 3 a 4 horas de duración Como tu hijo empezará a ser autónomo, podrá dejar la mochila portabebés y empezar a explorar la naturaleza por su cuenta.
  • De los 6 a los 10 años: podemos empezar a hacer excursiones de cierta dificultad, de hasta 5 horas y un poco de desnivel, pero a un ritmo adaptado a tu hijo, sin sobreesfuerzos.
  • A partir de los 10 años: tu hijo ya puede realizar los mismos recorridos que un adulto, con desniveles moderados y de hasta 6 o 7 horas de duración. También tiene capacidad para incorporar nuevas actividades, como la escalada.

Estas recomendaciones son solo a modo orientativo, ya que eres tú quien mejor conoce a tu hijo y puede evaluar su estado de forma y sus capacidades de manera realista. Igual que con los adultos principiantes, es aconsejable empezar con excursiones fáciles por la montaña e ir aumentando poco a poco la dificultad y la duración. Si quieres subir la dificultad y realizar alguna excursión de nivel moderado o alto con tu hijo, incluso con algún tramo de escalada en roca, debes explicarle claramente las medidas de seguridad que deberéis tomar, así como el tipo de obstáculos que os vais a encontrar. De esta forma, estará preparado para los retos que os esperan a lo largo del recorrido por la montaña.

Además, deberías tomar las siguientes medidas de seguridad con tu hijo:

  • Explícale los peligros, cómo tenéis que comportaros en la montaña antes de empezar el recorrido y, en caso de ser necesario, recuérdaselo durante los descansos.
  • Permite el avance de tu hijo solamente en zonas controladas y seguras.
  • Durante los ascensos, camina detrás de tu hijo para no perderlo de vista.
  • Toma a tu hijo de la mano en los descensos.
  • En los pasajes complicados, primero pasa tú y luego ayuda a tu hijo.
  • En los senderos de montaña difíciles, asegúrate de que los niños van encordados (con una cuerda de unos 10 m de longitud).

Si de vez en cuando os detenéis a observar la naturaleza, relajaréis el ritmo de la excursión y tu hijo tendrá la oportunidad de experimentar nuevas sensaciones y realizar descubrimientos. Señálale plantas o animales curiosos o llamativos. Eso sí, es importante que os mantengáis lo más en silencio posible para no molestar a los animales y que respetéis en todo momento las normas básicas de comportamiento en la naturaleza.

En resumen

El montañismo es un deporte al aire libre que entrena todo el cuerpo y permite disfrutar del ejercicio en plena naturaleza. Asegúrate de planificar cuidadosamente cada excursión, de informarte sobre las rutas y de llevar el equipamiento adecuado. Si quieres hacer una excursión por la montaña con niños, el recorrido debe estar adaptado a la condición física de los pequeños, ser seguro e incluir muchos descansos y momentos de juego y de descubrimiento. De este modo, tu excursión montañera será un éxito total.

Fuentes de información:

https://mifamiliaviajera.com/senderismo-con-ninos-a-cada-edad-lo-suyo/
(última consulta: 30.09.2021)

https://familiasenruta.com/fnr-recursos/algunas-recomendaciones-practicas-para-iniciar-a-nuestros-hijos-a-la-montana/
(última consulta: 30.09.2021)

https://montanasegura.com/la-montana-con-ninos/
(última consulta: 30.09.2021)

https://www.wildkids.es/edad-para-ir-de-excursion-con-los-ninos/
(última consulta: 30.09.2021)

Fuentes de las imágenes:

iStock.com/Uwe Moser

iStock.com/amriphoto

iStock.com/swissmediavision

iStock.com/yulkapopkova