shop.global.1
La protección solar adecuada para niños

Protección solar para niños

Crema solar, ropa con protección solar, parasoles

No hay nada como hacer ejercicio al aire libre cuando hace buen tiempo. La luz del sol es especialmente importante para el crecimiento de los niños, ya que es una fuente de vitamina D y ayuda a reforzar el sistema inmunitario y los huesos.

Pero, sea en verano o en invierno, junto al mar o en plena montaña, cuando estamos al aire libre no debemos subestimar el poder de los rayos del sol. Según la American Academy of Dermatology, el 80% de los daños dermatológicos causados por el sol se producen antes de los 18 años[1]. Para evitar daños en la piel, los padres deben proteger adecuadamente a sus hijos de la radiación ultravioleta del sol.

En este artículo te revelamos la mejor manera de proteger a niños y bebés de la dañina radiación solar mediante medidas de protección como cremas solares, vestimenta adecuada y objetos que proporcionen sombra.

Las normas más elementales que hay que seguir para proteger a los niños del sol son las siguientes:

  • Aprovecha la mañana o las últimas horas de la tarde para hacer actividades al aire libre, evita el sol del mediodía
  • Como norma general, evita exponer a bebés y niños pequeños a la luz directa del sol
  • Incluso con el cielo nublado o estando en la sombra, utiliza siempre protección solar
  • Llevar la ropa adecuada y jugar a la sombra son los mejores protectores
  • Aunque usemos cremas con un alto factor de protección solar, es preferible que los niños no jueguen demasiado rato al sol
  • Hay que hidratarse bebiendo mucha agua y estar al tanto para evitar golpes de calor
  • Recuerda que el verdadero daño de los rayos ultravioleta solo se detecta cuando ya es demasiado tarde

Protege a los niños siempre y allá donde vayas de los rayos ultravioleta

La protección solar no es cosa solamente de las vacaciones de verano. Incluso con cielos nublados, el 80% de los rayos ultravioleta penetran en la piel[2]. Así pues, incluso en las vacaciones de invierno protégete a ti y a tus hijos de la luz ultravioleta directa, así como de los rayos del sol reflejados.

Pensando en el destino de tus vacaciones, debes tener en cuenta que la intensidad de la radiación solar aumenta a medida que nos acercamos al ecuador de la Tierra y a medida que subimos de altitud[3]. Especialmente en los destinos vacacionales del Sur y en las montañas, necesitarás un protector solar efectivo para tus hijos. Además, hay que tener en cuenta que la radiación ultravioleta no solo nos viene desde arriba, sino que también se refleja: sobre todo en la nieve, donde se refleja entre un 50 y un 90%, en la arena entre un 15 y un 25% y en el agua entre un 10 y un 20%[4].

Protección solar especial para niños: sombra y ropa larga

La piel de los bebés es muy delicada, ya que sus sistemas de autoprotección aún no están completamente desarrollados. Como consecuencia, su piel es muy vulnerable a las radiaciones ultravioleta, por lo que necesitarán una protección especial. Debe evitarse a toda costa exponer a los bebés de menos de un año a la luz directa del sol[5]. El protector más simple y efectivo es la sombra. Y no tengas miedo ante una posible deficiencia de vitamina D, ya que los efectos positivos de la radiación solar también se obtienen mediante la luz indirecta.

Los bebés deben evitar especialmente el sol del mediodía, ya que es cuando está más alto en el cielo y la recepción de la radiación ultravioleta es mayor que durante el resto del día. Así pues, entre las 11 y las 16h es mejor permanecer en espacios interiores.

Ropa protectora y parasoles para bebés

La vestimenta para proteger a tu bebé del sol durante el verano puede consistir en:

  • Un body de algodón transpirable
  • Una camiseta ligera y holgada
  • Calzado cerrado o calcetines
  • Un sombrero con ala y con un protector de nuca
Fuente del diagrama: uni-kiel.de
Fuente del diagrama: uni-kiel.de

En invierno los niños acostumbran a ir con ropa suficiente, aun así hay que estar siempre atentos de proteger sus cabezas, también cuando hace frío.

Además, los padres deben proteger el carrito de bebé con una sombrilla o con un pequeño capazo. La sombrilla se puede fijar en un lateral del cochecito de tal forma que pueda inclinarse en todas las direcciones. Así, podrás regular su posición adaptándola en todo momento según de la posición del sol. Por su lado, los capazos de los cochecitos se pueden estirar como una tela y cubren un área más grande. Aunque pueden ser un poco incómodos en días de viento, te evitas tener que ir moviéndolos de un lado a otro.

En la playa se recomienda el uso de parasoles de color oscuro, que tengan una capa especial para reflejar los rayos ultravioleta. Se deben colocar de forma que los rayos del sol caigan directamente sobre la parte superior, proporcionando así la máxima sombra posible.

Presta también atención a los riesgos de sufrir un golpe de calor cuando estés al aire libre con tu hijo. Debido a que buena parte del calor sale por su cabecita, es importante que le quites el gorrito una vez esté protegido del sol, ya sea en el carrito o en una sombra.

Crema solar para bebés

Según los dermatólogos, el uso de cremas de protección solar debe evitarse durante los primeros seis meses de vida, ya que pueden provocar alergias e irritaciones en la piel de los bebés[6]. Además, tampoco se recomienda el uso de aceites para bebés, ya que hacen aún más sensible su piel y no protegen contra los rayos solares. Lo que debes hacer es no exponer a tu bebé a la luz solar directa y elegir ropa ligera y transpirable que proteja su piel de la radiación ultravioleta.

Protección efectiva contra el sol en niños

Debido a que los niños suelen pasar mucho tiempo al aire libre, su sensible piel debe estar protegida convenientemente de la luz solar. De hecho, hasta los 6 años de edad no deberían exponerse directamente al sol. Solo después de los 7 años se considera menos peligroso estar expuesto a los rayos solares directos, siempre que sea durante poco tiempo. Tal y como ocurre con los bebés, se debería evitar siempre el intenso sol del mediodía.

Niño pequeño con ropa de sol

Contra los rayos ultravioleta, ropa adecuada

La piel de los niños nunca olvida las quemaduras del sol. Es por eso que es fundamental que vistas siempre a tus hijos, y no solo en vacaciones, de los pies a la cabeza de forma adecuada para protegerlos de los rayos ultravioleta. La cabeza, la cara, el cuello y las orejas son las partes más sensibles. Lo más adecuado es el uso de gorros, gorras o sombreros con viseras y con protección para el cuello, preferiblemente con dispositivos para sujetarlos bien a cabeza.

Ropa adecuada para niños a partir de un año:

  • Camisas o camisetas holgadas y de manga larga
  • Pantalón largo y fino de corte ancho
  • Calcetines con sandalias o calzado cerrado

La ropa debe ser ligera, de punto apretado y transpirable. Además, tiene que cubrir la mayor parte del cuerpo posible. Si permite una correcta ventilación, los niños no sudan tan rápido.

Como regla general, las telas hechas de tejidos sintéticos son más densas y, por lo tanto, ofrecen más protección contra los rayos ultravioleta que el algodón tradicional. Además, las telas secas y oscuras protegen más que las húmedas y claras, ya que estas permiten una menor penetración de la radiación ultravioleta. Por tanto, asegúrate de que la ropa no sea demasiado gruesa para así evitar una posible acumulación de calor y la consecuente sudoración.

En comercios especializados encontrarás ropa especial con protección solar incorporada. Se trata de productos téxtiles sintéticos muy densos que permiten una mejor absorción y reflexión de la radiación ultravioleta. Tienes que fijarte en que tengan un factor de protección de al menos 30, aunque lo ideal sería comprar ropa con un factor de 40 o más, de calidad probada y que siga el estándar UV 801[7].

En entornos acuáticos y en la playa, el riesgo de quemaduras solares es particularmente alto debido al reflejo del sol en el agua y en la arena. Después de bañarse en el mar, tu hijo deberá darse una ducha, ya que la sal seca causa irritación de la piel y una mayor sensibilidad a los rayos del sol. Una vez se haya secado después de la ducha, ponle ropa seca para evitar el frío y para restablecer la protección solar.

Una madre y su hijo aplicándose crema solar

Crema solar para niños: el complemento ideal

En el caso de niños mayores de un año, la protección solar que proporciona la ropa se debería complementar con el uso de cremas y espráis solares. El factor de protección solar (FPS) y el factor de protección ultravioleta (FPU) indican el factor por el que se multiplica el tiempo de autoprotección natural que tiene la propia piel. Cuanto mayor es el FPS, más protección nos ofrece y durante más tiempo. Cada tipo de piel puede tener un tiempo de autoprotección distinto. Esta protección propia de la piel la proporciona la melanina y se desarrolla con la edad. Si se multiplica el tiempo de autoprotección por el FPS, el resultado es el tiempo aproximado en minutos que tardará la piel en enrojecer. Por ejemplo, con una autoprotección de la piel de 10 minutos y un factor de protección solar de 30 se obtiene un margen de 300 minutos en los que podemos estar al sol[8]. Eso sí, este tiempo es solo orientativo: es importante estar atento al estado de tu piel (y en ningún caso sobrepasar el tiempo de exposición).

Una cosa importante a tener en cuenta es que el FPS se refiere únicamente a la protección contra la radiación del tipo UVB, responsable de las quemaduras solares y la formación de vitamina D. Cuando compres la crema solar, asegúrate de que es de amplio espectro. Eso significa que también te protegerá contra los rayos UVA, que son los que penetran más profundamente en la piel.

En la compra de un protector solar dermatológicamente probado también debes asegurarte de que es un protector mineral adecuado para niños, sin alcohol y sin filtros UV químicos, pero con un alto FPS. Se recomienda un factor de 20 o más. Si tenemos en mente ir a la playa o a la piscina, el protector solar también debería ser resistente al agua.

Si no estás seguro de qué protector escoger, pide consejo a tu pediatra o de tu farmacéutico.

Estos son algunos consejos para tener en cuenta en relación al uso de protector solar:

  • Para aprovechar el efecto protector, aplica la crema unos 30 minutos antes de la exposición al sol
  • Lo más recomendable es aplicar la crema en casa o antes de salir al exterior
  • Para lograr un efecto duradero, es recomendable aplicarse crema cada dos horas, compensando así el sudor, la abrasión y el agua
  • Aunque utilices un protector resistente al agua, es preferible que vuelvas a aplicar la crema después del baño
  • Cuando apliques la crema solar, pon especial atención a las zonas más expuestas al sol, como el puente de la nariz, las mejillas, la frente, los hombros, los pies, las orejas, el labio inferior, el mentón y el empeine
  • Cuando se trata de protección solar, cuanta más, mejor. No obstante, ten en cuenta que aplicar más cantidad de crema de la necesaria no aumenta el tiempo de protección
  • Incluso si vamos a permanecer en la sombra debemos usar el protector solar

Recuerda: protege los ojos de la luz ultravioleta

Los expertos aconsejan proteger no solo el cuerpo, sino también los ojos de la radiación ultravioleta[9]. Con el uso de gafas de sol adecuadas y de gorras con visera ya podremos evitar tanto una posible conjuntivitis como la inflamación de la córnea. Las gafas deben llevar el sello de aprobación de la CE y un filtro de protección UV400[10]. Presta también atención al color de los cristales. Para una elección óptima, consulta con el personal de la tienda qué gafas se adaptan mejor a tus necesidades.

Protección solar en el coche

Cuando tengamos que hacer viajes largos en el coche, es bueno oscurecer las ventanas de los asientos traseros con persianas y protectores solares. Este tipo de objetos se fijan en la parte interior del cristal y protegen a tu hijo de la luz del sol. En todo caso, el parabrisas y las ventanillas laterales delanteras deben permanecer libres de cualquier objeto.

Y recuerda: ¡nunca dejes a tu hijo solo en el coche, aunque sea por poco tiempo!


Comparativa entre medidas de protección y sus factores de protección solar

No existe ningún producto que pueda neutralizar al 100% los rayos ultravioleta. Como hemos dicho hasta ahora, debes proteger a tu hijo con una combinación de sombra, ropa adecuada, gorros, gorras y sombreros, gafas de sol y crema protectora solar. En la siguiente tabla puedes ver qué protección aproximada ofrece cada producto. Ten en cuenta que los valores son solo orientativos y que pueden variar según el material, el color, la calidad y el estado del protector. Además, siempre hay que leer la información que proporciona por el fabricante.

Comparativa entre medidas de protección y sus factores de protección solar

Primeros auxilios contra las quemaduras solares

Si a pesar de todas las medidas de protección se ha producido un enrojecimiento o quemaduras solares, la pimera medida es enfriar la piel directamente con compresas frías. Además, también ayudan los geles antisépticos, las cremas para después del sol (o after sun) y las lociones hidratantes que puedes encontrar en la farmacia. Las duchas tibias también son calmantes. No obstante, los daños superficiales se pueden remediar, aunque los daños más profundos permanecen.

Para los síntomas de insolación y de golpe de calor como son dolores de cabeza, mareos, fatiga, vómitos, náuseas o convulsiones, es necesario beber mucha agua. En caso de emergencia, consulta lo antes posible a un médico.

Conclusión

Para los niños jugar al aire libre es algo innegociable. Sin embargo, los padres nunca deben subestimar los efectos del sol: solo con el uso de una adecuada protección solar podemos proteger la sensible piel de los niños de los daños que pueden causar los rayos ultravioleta.

La protección solar puede ser “cosa de niños”: la mejor opción es una combinación de sombra, crema solar y ropa larga. Pero cuidado: no existe la protección completa al 100%.

Encontrarás toda la información esencial sobre protección solar para niños recopilada en este PDF para descargar.

Encontrarás más información sobre irse de vacaciones con niños en los otros artículos de nuestra guía de consejos:

Vacaciones con niños

Cómo preparar la maleta para un viaje en familia

Juegos para un viaje en coche

Restaurantes ideales para familias con niños

Volar con niños

Fuentes de información

[1] https://www.aad.org/

[2] https://www.aad.org/media/stats/prevention-and-care/sunscreen-faqs

[3] http://www.proteccioncivil.es/catalogo/carpeta02/carpeta24/vademecum17/vdm052.htm

[4] https://www.saludcastillayleon.es/ciudadanos/es/salud-estilos-vida/recomendaciones-exposicion-solar

[5] http://www.diariodenavarra.es/blogs/momentos-para-cuidarte/2016/06/29/proteccion-solar-en-los-ninos/

[6] https://www.serpadres.es/bebe/4-8-meses/articulo/crema-solar-antes-de-los-seis-meses-que-pasa-si-se-la-has-puesto-al-bebe

[7] https://www.hohenstein.de/es/certification/uv_standard_801/uv_standard_801.xhtml

[8] http://cancerdepiel.org/prevencion/proteccion-solar/protector-solar-acerca-del-protector-solar

[9] https://www.afflelou.es/blog/tu-ojo-experto/protege-tus-ojos-rayos-uv/

[10] http://www.qvision.es/blogs/javier-martinez/2014/07/14/gafas-de-sol-polarizadas-degradadas-con-proteccion-uv/

 

Fuentes de información de la tabla:

http://www.cancerdepiel.org/prevencion/proteccion-solar/la-ropa

http://lupusmadrid.com/2016/05/28/protegen-paraguas-luz-ultravioleta-sombrillas-solbrillas/

https://www.cancer.org/es/cancer/cancer-de-piel/prevencion-y-deteccion-temprana/proteccion-contra-rayos-ultravioleta.html

Fuente de la imagen:

iStock.com/Wundervisuals