shop.global.1
Seleccionar el programa adecuado de la lavadora

Programas de lavado y detergentes: cómo conseguir una limpieza perfecta

Limitarse a cumplir con las instrucciones que nos proporcionan las etiquetas de la ropa no basta para obtener una colada perfecta. Además de eso, hay que saber lidiar con los distintos programas que las lavadoras de hoy día nos ofrecen para garantizar el lavado y cuidado óptimo de nuestra ropa. ¿Qué programa es el adecuado para cada tipo de ropa? ¿Y qué detergente debo usar para cada tejido?

En este artículo te explicamos cómo poner una lavadora con el programa adecuado para cada tejido. También te ofrecemos una pequeña guía útil para orientarse en el maravilloso mundo de los detergentes: ya sea líquido, en polvo, para ropa de color o suavizante, te revelamos qué detergente necesitas en cada ocasión.

 

Vistazo general a los programas de la lavadora

Por supuesto, las lavadoras facilitan el lavado y cuidado de nuestra ropa. Los modelos más nuevos disponen de un gran número de programas de lavado para adaptarse a la amplia variedad de tejidos, telas y materiales que tenemos en el armario. Pero, ¿son todos estos programas de lavado realmente necesarios en la vida cotidiana?

En términos generales, cada programa de lavado se divide en tres fases: lavado, enjuague y centrifugado. Los distintos programas difieren solamente en la duración del proceso, la temperatura, la cantidad de ropa recomendada y el número de revoluciones del tambor de lavado.

 

Programas estándar de la lavadora

Hay una serie de programas que podemos encontrar en todos los lavarropas, independientemente del fabricante. Estos son los llamados programas estándar.

 

Prelavado

Si la ropa está especialmente sucia, se recomienda hacer un prelavado. Con este programa, la ropa se pone en remojo para eliminar la suciedad más tosca. Asegúrate de utilizar solo una cuarta parte de la cantidad habitual de detergente para el prelavado. En la mayoría de máquinas el prelavado puede combinarse con los distintos programas de lavado. Este programa también puede utilizarse para textiles grandes como cortinas.

 

Programa para la ropa de color

Como su propio nombre indica, este programa está pensado para la ropa de color, quizá la más común en nuestra vida cotidiana. Para evitar que quede desteñida, este tipo de ropa debe lavarse, como máximo, a 60 grados.

 

Programa a 90 grados

Este programa es particularmente adecuado para tejidos resistentes al calor como el algodón. Gracias a la alta temperatura, la mayoría de bacterias y gérmenes mueren y el blanco se vuelve a ver blanco otra vez. Por lo tanto, este programa es especialmente adecuado para ropa de bebé, toallas, ropa de cama y ropa de trabajo.

 

Programa para tejidos sintéticos

Este programa es para telas sintéticas como el nailon y el poliéster, así como para la mezcla de tejidos. Por norma general, este programa se utiliza con una temperatura máxima de 60 grados y es adecuado para camisas y blusas hechas de material sintético. Para que las prendas no queden demasiado arrugadas después del lavado, el tambor de la lavadora debería llenarse solamente hasta la mitad y el número de revoluciones ser fijado lo más bajo posible.

Selección del programa de lavado en la lavadora

Programa para ropa delicada

El programa para ropa delicada es especialmente adecuado para tejidos sensibles como la seda, el satén o el encaje. Para proteger debidamente sus fibras, las prendas se lavan a baja temperatura (máximo 40 grados), con abundante agua y a baja velocidad. Además, es aconsejable cargar poco el tambor de lavado.

 

Programa para lavar lana y programa de lavado a mano

Antes de poner en la lavadora nuestro jersey de lana favorito, hay que fijarse bien si tiene una etiqueta que indique que está hecho de lana. Solo en caso de tener este indicador debería usarse el programa de lavado para lana. Como algunas lavadoras no tienen este programa, también nos sirve el programa de lavado a mano. En algunas máquinas estos dos programas están vinculados. Cuando laves con estos programas asegúrate de que el tambor tenga poca carga, de usar una temperatura máxima de 30 grados y de que la velocidad sea la más baja posible. Este programa también es el indicado para la lencería y la ropa de encaje.

Programas especiales de la lavadora

Aparte de los programas estándar presentes en todas las lavadoras, también existe una serie de programas especiales para facilitar todavía más el proceso de lavado. Sin embargo, no todos los lavarropas cuentan con este tipo de programas.

 

Centrifugado

Con este programa, la ropa se centrifuga de nuevo de forma independiente al proceso de lavado. Puedes aplicar este programa cuando necesites que la ropa se seque más rápidamente, siempre y cuando no se trate de tejidos amigos de las arrugas.

 

Centrifugado suave

Al igual que el centrifugado normal, este programa es independiente del proceso de lavado, y la única diferencia es que el tambor gira a menos revoluciones. Por lo tanto, es un programa adecuado para tejidos delicados, como por ejemplo, la lana.

 

Programa de ahorro energético en una lavadora

Vaciado del tambor

Para proteger aún más la ropa delicada, se pueden sacar las prendas de lana o de seda antes del centrifugado. Este programa extrae el exceso de agua del tambor de lavado.

 

Programa corto

El programa corto es especialmente adecuado para un lavado rápido o para la ropa que no está muy sucia.

 

Programa de ahorro energético

Con el programa de ahorro energético (también llamado “Eco”) conseguiremos un lavado energéticamente eficiente. Las máquinas que tienen este programa acostumbran a tener la opción de combinarlo con el resto de programas.

Además de estos programas especiales, algunos modelos de lavadoras disponen de otros adicionales que se explican por su propio nombre, como son los programas de lavado de camisas, de ropa deportiva o incluso para manchas complicadas como las de vino y tomate. Siempre es recomendable echar un ojo al manual de instrucciones que viene con la lavadora, para saber a ciencia cierta cuánto tenemos que cargar el tambor de lavado y para qué tipo exacto de tejidos es adecuado cada programa.

 

Tipos de detergente y para qué sirven

Si quieres disfrutar de tu ropa durante mucho tiempo, no solo tienes que prestar atención al programa que usas en la lavadora, sino también al tipo de detergente que vas a utilizar, ya que no todos sirven para cada tipo de tejido. A continuación te explicamos qué detergentes hay en el mercado y cómo usarlos de forma correcta.

Detergente líquido en forma de cápsulas

¿Detergente en polvo o líquido?

Podemos encontrar hasta 6 tipos básicos de detergente para la lavadora: líquido, en polvo, gel de lavado, perlas de lavado, cápsulas y pastillas. El detergente en polvo, las cápsulas y las pastillas son, en realidad, el mismo producto, lo único que cambia es su formato.

La elección entre un detergente líquido o en polvo depende de las preferencias de cada uno. Los detergentes líquidos son más fáciles de dosificar y normalmente no dejan residuos en la ropa, por lo que son especialmente adecuados para la ropa oscura. Donde salen perdiendo es en el poder de limpieza, ya que no contienen blanqueadores, por lo que manchas complicadas, como las del café o té, suelen ser más difíciles de eliminar. Además, son más contaminantes que los detergentes en polvo a causa de los elementos tensoactivos que contienen.

En cambio, los detergentes en polvo no contienen estos elementos tensoactivos. Tampoco llevan conservante alguno, lo cual es bueno no solo para el medio ambiente, sino también para las personas alérgicas a los mismos. Gracias al agente blanqueador ya incluido en el detergente, la ropa sale generalmente más blanca. Sin embargo, si nos pasamos con la cantidad de detergente, pueden quedar residuos en la ropa. También hay que ser más cuidadosos con la cubeta de la lavadora y limpiarla de forma regular cuando utilicemos detergentes en polvo.

 

Tipos de detergente para cada tipo de ropa

Además del formato del detergente, también es fundamental prestar atención a su función. Existen los detergentes de gran potencia, los más suaves para ropa delicada, los específicos para la ropa de color y otros detergentes especiales. El uso de uno u otro depende de la sensibilidad y el tipo de tejido de la ropa, así como del grado de suciedad.

 

Detergente de gran potencia

Un detergente de gran potencia solo debe usarse con materiales y tejidos resistentes. Esto incluye, por ejemplo, el algodón. Explicado de forma rápida, un detergente de este tipo es un detergente universal que se puede usar para todas las temperaturas de lavado y para eliminar manchas. Por lo tanto, no debería faltar en ningún hogar. Sin embargo, y debido a los elementos blanqueadores que contiene, no es adecuado su uso para lavar prendas de color a altas temperaturas (a partir de 60 grados).

 

Detergente para ropa de color

Otro detergente que no debería faltar en ningún hogar, ya que es “todoterreno”. Su composición lo hacen el producto ideal para la limpieza y cuidado de nuestras prendas de color. Podemos usarlo para este tipo de ropa sin problema hasta una temperatura de 60 grados.

 

Encontrar el detergente adecuado para lavar la ropa

Detergente para ropa delicada

Para las prendas delicadas que tienen que lavarse a bajas temperaturas, como por ejemplo la seda, se recomienda utilizar este tipo de detergente. Es más suave y produce una espuma más fina, por lo que las fibras de los tejidos quedan más protegidos. En este caso, el lavado tiene que hacerse a una temperatura de, como máximo, 40 grados.

 

Detergentes especiales

En esta categoría encontramos los detergentes especialmente desarrollados para el lavado y cuidado de un tejido o un material específicos. Podemos encontrar, por ejemplo, detergentes especiales para la lana, el plumón o para la ropa técnica; los hay para el cuidado y la higiene de la ropa interior y las toallas, y también para el lavado de la ropa blanca o para la ropa negra.

 

Suavizante para la ropa: ¿cuándo tiene sentido utilizarlo?

Aparte de detergentes de todos los tipos y formas, también es habitual tener un suavizante en la estantería del cuarto de la lavadora. Los suavizantes evitan que la ropa se quede rígida una vez se ha secado. Sus componentes envuelven las fibras de la ropa y hacen que esta se quede suave y más agradable al tacto.

Pero el uso de este tipo de producto no siempre tiene sentido. Si lavamos las toallas con suavizante, estas quedarán más suaves, sí, pero también perderán capacidad de absorción. De la misma forma, la ropa técnica, la lana, el plumón o los forros polares no deben tratarse con suavizante, ya que pueden perder sus propiedades.

 

Conclusión: la elección del programa y el detergente adecuados

Cada lavadora es diferente y tiene su propio abanico de programas de lavado, pero por lo general se puede distinguir entre programas estándar, ideales para lavar la ropa del día a día, y programas especiales, que nos ayudarán con las prendas más delicadas. Aparte de elegir el programa adecuado, también es importante qué ropa ponemos en el tambor, por lo que las piezas delicadas, como por ejemplo las de lana, es mejor lavarlas por separado. También hay que prestar atención a la elección del detergente, pues uno de gran potencia no es necesariamente el adecuado para nuestra ropa de color, ya que contiene elementos blanqueadores que podrían decolorarla.

Fuentes de las imágenes:

iStock.com/spyderskidoo
iStock.com/ssuaphoto
iStock.com/amphotora
iStock.com/PeopleImages