shop.global.1
El cashmere es la lana más fina del mundo. En nuestra Guía del Cashmere te contamos todo sobre este clásico de la moda: sus características, orígenes y cómo cuidarlo.

Cashmere,
un clásico con toques modernos

El otoño está a la vuelta de la esquina y ya es hora de envolverte en prendas reconfortantemente cálidas y refinadas.

Un clásico absoluto de la moda y el must-have para la temporada de frío es y seguirá siendo el cashmere. Su hilo noble es cálido y se adapta de un modo especialmente suave sobre tu piel. Por tanto, los jerséis, cárdigans, bufandas o ponchos de cashmere son los compañeros ideales para las temporadas de otoño e invierno.

Consejos para el cuidado de las prendas de cashmere

El cashmere (o cachemira) es la lana más fina del mundo y proporciona una comodidad incomparable. Para mantenerlo así de bien, hay algunos aspectos básicos a tener en cuenta en el cuidado y limpieza de los jerséis, ponchos y cárdigans de cashmere.

En general puedes lavar tus prendas de cashmere, pero no con demasiada frecuencia. Existe una regla básica que dice que el cashmere debe lavarse después de cada cuatro usos. Entre cada lavado, es suficiente ventilar el jersey o cárdigan de cashmere al aire libre durante la noche.

Un consejo de nuestra experta Uta Feldmann, Gerente Senior de Diseño de C&A: «El cashmere debe conservarse siempre sin arrugas y doblado y nunca colgado, porque de lo contrario podría perder su forma».

Leer más
Looks de cashmere
Cashmere

Cómo lavar y secar el cashmere correctamente

Para disfrutar de tus prendas de cashmere el mayor tiempo posible, se recomienda lavarlas en la lavadora a un máximo de 30°C con un programa para lana y a 400 revoluciones como máximo. Para conservar la fibra de la lana lo mejor es usar un detergente específico para lana. Después del lavado estira tus prendas de cashmere sobre una toalla para que se sequen y guárdalas en tu armario con el suficiente espacio entre ellas.

Información y consejos

Cómo conservar el cashmere adecuadamente

Los ambientes oscuros y secos son adecuados para las finas fibras del cashmere. Por tanto, guarda tus jerséis de cashmere doblados de la mejor manera posible y espaciados en tu armario. También puedes ponerlos en una funda de algodón para proteger aún más sus fibras. Las pequeñas bolsitas de tela con lavanda, clavo, menta y canela son adecuadas para la protección contra las polillas. Puedes ponerlas sencillamente entre tus prendas o también colgadas.

Jerséis de cashmere
Bufandas de cashmere

Prendas de cashmere en C&A

Un toque de lujo, ¡pero aún así asequible! Nuestra Colección Cashmere impresiona por sus cortes elegantes, gran comodidad y detalles sofisticados. Nuestros cómodos jerséis, cárdigans, ponchos y bufandas de cashmere son especialmente populares.

Colección Cashmere para mujer y para hombre

Suaves y delicadas, descubre ahora nuestras prendas de punto de cashmere de alta calidad. Estas prendas están disponibles tanto para mujer como para hombre en colores refinados, son muy versátiles y fáciles de combinar. Ya sea para unas vacaciones en la montaña, para la oficina o una celebración, tenemos el look de cashmere ideal para ti.

Orígenes, obtención y difusión de lana de cashmere

La fina lana de cashmere (también conocida como cachmira) se obtiene del pelaje inferior de la cabra de Cachemira. Este nombre hace referencia a los orígenes de la cabra, proveniente de la región de Cachemira. Los altos valles del Himalaya también forman parte de esta zona. La cría de la cabra de Cachemira requiere condiciones climáticas extremas. Solo así se puede desarrollar la capa interna del pelaje extremadamente fina que las protege del gélido invierno. Cuando la cabra pierde su pelaje de invierno, se le carda a mano. Según su finura, el pelo se clasifica, se limpia, se hila y se teje. Esto es lo que determina la calidad del cashmere y, en última instancia, hace que la fibra sea tan demandada y exclusiva. Desde aproximadamente 1000 años en la región de Cachemira, la lana se elabora a mano para los textiles más refinados. Esto se debe principalmente a su naturaleza, dado que es mucho más suave y cálida y ofrece mayor comodidad de uso que, por ejemplo, la lana de oveja. Es por ello que el cashmere también se puede vestir directamente sobre la piel sin causar picor.

¿Lo sabías? Debido a su textura fina y suave, esta fibra natural era conocida como la «fibra de los reyes».

Cashmere
Prendas de cashmere para mujer

La «recolección» del cashmere

La obtención de esta noble fibra natural se lleva a cabo en dos etapas. Cuando la cabra de Cachmira pierde su pelaje en la primavera, comienza la verdadera «recolección». Primero se cepilla cuidadosamente el pelaje de invierno. Dependiendo de la región, esto también se puede hacer a máquina. Se recogen aproximadamente entre 150 y 200 gramos de lana de cashmere por animal. Para un jersey de cashmere se necesita la lana de tres a cuatro cabras. En comparación, la lana de una oveja es suficiente para la producción de tres o cuatro jerséis. Se utilizan métodos más tradicionales de obtención de la lana en el Himalaya. Allí se espera hasta que la cabra de Cachmira empiece a sentir calor, porque es entonces cuando se frota contra piedras y rocas para acelerar la pérdida de su pelaje de invierno. Los pequeños mechones de lana que se quedan colgados o caídos son recogidos y elaborados ??a mano por los campesinos de las montañas locales. En la segunda etapa se clasifica el pelo por su color y finalmente se lava.

Difusión de lana de cashmere

Esta lana noble llegó al mundo occidental a través de la antigua Ruta de la Seda, donde fue muy bien valorada sobre todo por los ricos y poderosos del Imperio Romano. Especialmente populares fueron las llamadas «pashminas». Estos suntuosos fulares tejidos de cashmere se destinaban a demostrar el poder de su propietario. Los actuales libros de historia muestran el cashmere como un artículo de lujo en el siglo XVI, porque en ese momento estas fibras estaban reservadas únicamente para la corte real. Solo más tarde otros nobles y aristócratas pudieron disfrutar de la lana de cashmere. Como resultado, la demanda de cashmere aumentó y las primeras cabras de Cachmira fueron reubicadas en el oeste.

Hoy en día, los principales países productores son Mongolia, Irán y las tierras altas de Pamir, que es una zona de alta montaña en Asia Central. Esto se debe principalmente a las buenas condiciones climáticas, porque el valioso pelaje inferior de las cabras crece particularmente bien a -40 grados Celsius. También existen granjas de cría de cabras de Cachmira en Australia, Nueva Zelanda y Escocia, mientras que su producción en los antiguos países productores ha disminuido significativamente.

Pese a que la cabra de Cachmira ya no vive fundamentalmente en la Cachmira, el nombre de la región se ha convertido en un sinónimo de tejido noble, ¡y se destaca como ningún otro por aportar un toque de lujo!

Leer más