Los frenos, el timbre y las luces son elementos básicos para la bicicleta

Circular en bici con seguridad: ¿qué debemos tener en cuenta?

Circular en bici con seguridad

¿Qué debemos tener en cuenta?

Tanto si estás planeando una ruta de largos tramos como si la usas a diario para ir a trabajar, debes asegurarte de que tu bicicleta se encuentre siempre en condiciones óptimas de seguridad. Llevar el equipamiento apropiado no solo te protegerá a ti, sino también al resto de usuarios con los que te cruces por la vía. A la hora de adquirir una bicicleta, comprueba que esta incluya todos los dispositivos de seguridad necesarios. Las bicicletas deportivas, como las de montaña y de carretera, no siempre cuentan con este tipo de dispositivos. Si ya tienes una bicicleta, debes preocuparte de que, a pesar del paso del tiempo, siga disponiendo de los elementos necesarios para circular sin riesgos. En nuestra checklist encontrarás un resumen del equipamiento obligatorio y opcional, así como los puntos clave que debes tener en cuenta a la hora de revisar la bicicleta.

ConsejoSegún la Dirección General de Tráfico (DGT), los ciclistas tienen prohibido circular, por normal general, por autovías y autopistas. Sin embargo, los ciclistas mayores de 14 años pueden circular por los arcenes de las autovías, salvo que una señal lo prohíba expresamente por razones de seguridad.[1]

ConsejoSegún la Dirección General de Tráfico (DGT), los ciclistas tienen prohibido circular, por normal general, por autovías y autopistas. Sin embargo, los ciclistas mayores de 14 años pueden circular por los arcenes de las autovías, salvo que una señal lo prohíba expresamente por razones de seguridad.[1]

Equipamiento para circular en bicicleta de forma segura

En España es la DGT el organismo autónomo responsable de la política vial. En una de sus normativas básicas de referencia[2], establece algunas de las reglas sobre el equipamiento con el que una bici debe contar:

El equipamiento de una bici para poder circular en condiciones óptimas
El equipamiento de una bici para poder circular en condiciones óptimas
  • Las bicicletas deben estar dotadas de elementos reflectantes homologados.
  • Cuando se circule por vía interurbana y sea obligatorio el uso de alumbrado, el conductor de la bicicleta debe llevar colocada, además, alguna prenda o elemento reflectante.
  • El uso del casco es obligatorio, tanto en la ciudad como en vías interurbanas, para los menores de 16 años. En el caso de los adultos, únicamente es obligatorio llevarlo en vías interurbanas, aunque es aconsejable ponérselo siempre.
Una bicicleta apta para circular con un catadióptrico en la parte trasera

© iStock.com/Ekaterina79

Una bicicleta apta para circular: los frenos

Los frenos son elementos imprescindibles para montar en bicicleta. Resultan necesarios para detener la bicicleta de forma segura y rápida, así como para evitar obstáculos de tráfico en caso de emergencia. Una bicicleta debe llevar dos frenos: uno delantero y otro trasero.

La mayoría de frenos se activan desde las palancas del manillar de la bicicleta. En este caso, se trata, por lo general, de frenos hidráulicos de llanta. En cambio, para las bicicletas de carreras, se suelen usar frenos de disco, que mantienen su eficacia bajo cualquier condición meteorológica.

Los frenos de contrapedal, en cambio, apenas se emplean, ya que, en comparación con otros tipos de freno, poseen una fuerza de frenado limitada. Además, en caso de emergencia, actúan de forma más lenta y brusca. Sin embargo, su uso no está prohibido.

Una bicicleta apta para circular: las luces

Junto a los frenos, las luces de la bicicleta se coronan como uno de los elementos esenciales para circular de forma apta y segura. A través de ellas puedes ver con mayor claridad el camino por donde circulas y, al mismo tiempo, puedes hacerte ver por el resto de usuarios de la vía. La DGT establece las siguientes indicaciones respecto a su uso:

  • al circular por la noche por pasos inferiores y túneles, es obligatorio llevar el alumbrado que corresponda.
  • el sistema de alumbrado de la bicicleta deberá llevar obligatoriamente una luz de posición de color blanco en la parte delantera y una luz de posición de color rojo y un catadióptrico en la parte trasera (no triangular y del mismo color).
  • opcionalmente, se pueden añadir catadióptricos de color amarillo auto, en los radios de las ruedas y dos en cada pedal.
  • cuando sea obligatorio el uso del alumbrado, los ciclistas llevarán, además, una prenda reflectante si circulan por vías interurbanas, con el fin de que los conductores y demás usuarios puedan distinguirlos a una distancia de 150 metros.
Consejos a la hora de comprar una bicicleta apta para circular

© iStock.com/pixelfit

CheckPara rutas de tramos largos, se aconseja llevar los instrumentos necesarios para el mantenimiento y la reparación de la bicicleta, incluyendo herramientas (una llave inglesa y una llave Allen, como mínimo), parches para la bicicleta, ruedas de recambio y un inflador de bicicleta.

CheckPara rutas de tramos largos, se aconseja llevar los instrumentos necesarios para el mantenimiento y la reparación de la bicicleta, incluyendo herramientas (una llave inglesa y una llave Allen, como mínimo), parches para la bicicleta, ruedas de recambio y un inflador de bicicleta.

Una bicicleta apta para circular: antes de comprar

Al buscar la bicicleta correcta tendrás que tomar numerosas decisiones: ¿Quieres una bicicleta de paseo que te sirva para trayectos sobre terrenos urbanos? ¿Necesitas una bicicleta híbrida con la que puedas realizar trayectos largos con terrenos inestables? ¿O es una bicicleta especial para iniciarte en el ciclismo lo que necesitas? La normativa de la DGT se aplica a todos los tipos de bicicleta. Reflexiona sobre el tipo de uso que le darás a tu vehículo de dos ruedas.

Ajustes para una bicicleta segura

Para conducir con la mayor seguridad, es esencial que la bicicleta sea de tu talla. Antes de dar tu primera vuelta con la bici, debes tener en cuenta que tanto el cambio de marchas como el freno estén al alcance de tu mano y que puedas manejarlos con facilidad. Al agarrar el manillar, tus brazos deben quedar ligeramente flexionados. Las manetas de los frenos deben estar ajustadas de forma que los extremos de las palancas queden alineados con los antebrazos cuando se miran de perfil, y debes poder agarrar la palanca sin problemas con los dedos índice y corazón.

AtenciónEn España el uso del casco es obligatorio para los menores de 16 años, tanto en ciudad como en vías urbanas. Para los adultos, de momento, solamente en las vías interurbanas. En la ciudad, cada usuario decide si usarlo o no, aunque lo ideal es llevarlo puesto siempre.

AtenciónEn España el uso del casco es obligatorio para los menores de 16 años, tanto en ciudad como en vías urbanas. Para los adultos, de momento, solamente en las vías interurbanas. En la ciudad, cada usuario decide si usarlo o no, aunque lo ideal es llevarlo puesto siempre.

El equipamiento opcional para circular de forma segura

Aparte del equipamiento obligatorio y necesario para circular en bicicleta, existen otros elementos que pueden contribuir a hacer de tu bici un medio de transporte más cómodo y seguro. Algunos de estos elementos son:

  • Unos manguitos para los manillares de la bicicleta, con acabado abultado y blando, para proteger contra lesiones en caso de caída.
  • Un protector para la cadena de la bicicleta, para evitar que la ropa se atasque en ella. De esta manera, se pueden evitar caídas. Para proteger esta parte esencial de tu bicicleta, puedes emplear, por ejemplo, una caja de cadenas o cubrecadenas.
  • Un portabultos, para transportar bolsos, mochilas u otro tipo de equipaje. Si, por lo contrario, no tienes necesidad de transportar tanto equipaje, es aconsejable instalar una cesta delantera. Si pones bolsas colgadas de los manillares, estarás poniendo en riesgo el equilibrio de la propia bici, con lo que al frenar o esquivar algún objeto puedes caerte con más facilidad.
  • Un guardabarros, para protegerte de la suciedad y el barro, que pueden ensuciarte las piernas durante los trayectos, especialmente si pasas por zonas de terreno barroso.
  • Un cambio de marchas, para facilitar la conducción ante diferentes necesidades. De esta manera, puedes cambiar de marcha cuando te encuentres con una inclinación del terreno. De lo contrario, existe la posibilidad de que no te puedes adaptar a las exigencias del camino, e incluso se termine produciendo una caída.
  • No carece de sentido contar con un dispositivo antirrobo como complemento al equipamiento de tu bicicleta. Aunque estos elementos de seguridad no protegen en caso de accidente, sí que evitan daños materiales derivados de un posible intento de robo.
Revisar tu bicicleta con regularidad es necesario para circular de forma segura

© iStock.com/Animaflora

Llevar un casco mientras circulas es tan importante como disponer de unas óptimas ruedas. El casco debe ser de tu talla y debes llevarlo puesto correctamente. Debe cubrir la cabeza sin que llegue a descansar sobre el cuello. Las orejas deben quedar en la zona conformada por las correas. Una manera de detectar que se trata del casco adecuado para ti es comprobar que no se desliza en la parte de la cabeza, y que en la zona de la barbilla la correa no queda suelta. Entre la barbilla y la correa puede haber un espacio de hasta dos dedos. De esta manera, el casco queda bien sujeto sin que te falte el aire.

Numerosos ciclistas (en especial los adultos) no usan el casco, alegando que les resulta incómodo. Sin embargo, son varios los expertos que aseguran que muchas lesiones cerebrales fruto de accidentes podrían haberse evitado, o se podría haber reducido la gravedad de las lesiones, si los conductores hubiesen llevado el casco puesto.

Revisa tu bicicleta con regularidad

Si tu bicicleta ya dispone del equipamiento necesario para circular con total seguridad, ya tienes hecha una gran parte del camino. No obstante, es necesario comprobar con cierta regularidad que la bicicleta no tenga desperfectos y que no haya partes desgastadas debido al uso. De este modo, puedes cercionarte de que tu bicicleta siga siendo un vehículo seguro. Si no usas la bici durante algunos meses, es aconsejable revisarla con detenimiento cuando vuelvas a montar en ella, especialmente tras los meses de invierno, en los que su uso suele descender.

Para detectar las posibles averías con mayor rapidez, se recomienda mantener limpia la bicicleta. Cuando le hagas una revisión, deberás comprobar las siguientes partes:

  • Los frenos: comprueba el estado de las pastillas de freno y sustitúyelas en caso de que estén agrietadas o desgastadas. El límite de desgaste suele ser de 1 a 2 milímetros. En las descripciones de los fabricantes encontrarás información precisa sobre cuándo deben cambiarse.
  • Ruedas: revisa y cambia la presión de las ruedas en caso de que sea necesario. En el costado del neumático encontrarás información específica sobre la presión recomendada, que debe oscilar entre 2 y 4,5 bares.
  • Iluminación: comprueba que las luces funcionan. Si notas algún defecto, puedes buscar la causa del problema en las bombillas, cables y conectores. Comprueba que la fuente de energía no esté dañada y que no tenga que recargarse. El resto de partes reflectantes tienen que estar limpias.
  • Uniones roscadas: comprueba todos los tornillos de la bicicleta y refuerza aquellos que estén flojos.
  • Caja de cambios: las marchas deben poder activarse sin problema. Si la cadena roza o se sale, se deberá ajustar de nuevo la tensión de tracción a los tornillos tensores.
  • Piezas móviles: limpia las partes móviles de la bicicleta (freno, cadena, engranajes y pedales). A continuación, engrasa las piezas para que sigan funcionando sin problema y no se oxiden.

En nuestra checklist en formato PDF, encontrarás un resumen detallado sobre los aspectos más importantes a tener en cuenta para la seguridad en tu bicicleta. Así, podrás revisar convenientemente tu vehículo de dos ruedas, asegurándote de que no se te escapa nada. Para revisar tus ruedas de forma completa y eficaz, puedes llevar tu bici a un taller especializado, donde el personal cualificado para ello comprobará si están en óptimas condiciones. Además, podrán llevar a cabo las reparaciones necesarias.

En resumen: el equipamiento necesario para montar en bicicleta

Para poder circular por las vías públicas, tu bicicleta debe cumplir con algunas normas de seguridad básicas. El equipamiento previsto para ello incluye timbre, dos frenos (uno delantero y otro trasero), un catadióptrico y otros elementos reflectantes. Al adquirir una bicicleta, debes comprobar que esta cumpla con los estándares. Y si tu bicicleta se queda mucho tiempo en desuso, deberás comprobar que sus componentes más importantes no estén desgastados o defectuosos. De esta forma, podrás disfrutar con toda seguridad del placer de montar en bicicleta.

Fuentes de información

[1] http://www.dgt.es/PEVI/eduvial/guias-didacticas-recursos/Guia-del-ciclista-marcadores.pdf

[2] http://www.dgt.es/Galerias/seguridad-vial/normativa-legislacion/ley-trafico/normas-basicas/doc/RDL-6_2015.-TR-LSV.pdf