Blusas blancas

Blusas blancas

Una blusa blanca no debería faltar en tu guardarropa. Es una de esas prendas fetiche y multiusos que puedes incorporar a toda clase de outfits. Desde conjuntos de fiesta con un estilismo sofisticado a looks de trabajo con encanto, pasando por atuendos juveniles para salir de fiesta. Aquí te contamos todo lo que debes saber sobre las blusas blancas para lucirlas con el mayor de los aciertos.

3 de 4 artículos vistos
Ir arriba

La blusa blanca, tu prenda talismán

Actualmente, cualquier momento es bueno para lucir una blusa blanca. Esta camisa sienta muy bien en un look urbano marcadamente denim. Por ejemplo, con unos vaqueros slim fit color índigo, zapatillas tenis, botas y cinturón color chocolate y una cazadora vaquera conforman un conjunto impecable con el que llevar a tus hijos al parque, ir de compras al centro comercial o salir de tapeo con tu cuadrilla.

Por otra parte, con unos pantalones de terciopelo negros, unos zapatos de tacón cuadrado burdeos, a juego con un clutch y una blazer granate, tu blusa blanca con cuello bordado y transparencias más que sugerentes te convertirá en una amazona guapísima, elegante y sumamente atractiva en esa celebración de empresa o evento social en el que deseas que tu imagen brille con sofisticación y belleza.

En realidad, la blusa blanca original se confecciona en algodón o en seda. En C&A nos encanta el algodón orgánico, un material ecológicamente sostenible que resulta suave, amoroso y muy agradable de llevar, motivo por el cual lo recomendamos siempre que podemos. En nuestra tienda online hemos reunido una selección con lo último en blusas blancas con estilo. Tanto si necesitas una blusa de fiesta, una túnica, un top o una blusa de estilo romántico, podrás adquirirlo a un precio asequible y en unas condiciones absolutamente ventajosas.

A nivel diseño, los principales binomios entre los que debes decantarte son minimalistas o barrocas, ceñidas o rectas, y lisas o estampadas. Una buena camisola minimalista, con un corte limpio, moderno y sugerente, es perfecta cuando la combinas con una minifalda recta y unas sandalias de tacón rojas. Un gabán largo gris o una cazadora de cuero negro completarán este conjunto genial con el que, sin duda, sorprenderás a tu acompañante en esa cena en pareja a la que has sido invitada.

La blusa blanca también queda muy bien con unos pantalones de pinzas en tono castaña. Completa el look con unos botines de cuero, un cinturón estrecho y una bandolera, además de incluir uno de esos simpáticos abrigos teddy en tono arena que nunca pasan de moda. Con este aspecto, le causarás una excelente impresión a tu futuro jefe... o a tu futura suegra.

En C&A disponemos también de estilosas blusas elegantes confeccionadas en poliéster. Alguna blusa blanca de esta colección incluye detalles metálicos fascinantes. Las de corte acampanado destilan una presencia muy femenina y sensual, idónea para combinar con unos pantalones negros slim fit y botas militares negras. Si te decantas por completar tu imagen con una cartera de mano en tono fresa, mostrarás una apariencia joven, dinámica y muy chic, ideal para ir a la facultad o, simplemente, para pasear por la ciudad junto a una persona especial.

Otra de las cosas buenas que tiene ponerte una blusa blanca es que puedes combinarla con absolutamente cualquier color. Si te apetece mostrar una presencia ibicenca, el white full es una opción muy sugerente. Tu blusa vaporosa de seda queda genial con unos pantalones piratas de algodón orgánico y unas alpargatas de cáñamo. Por supuesto, en el paseo marítimo te sentirás magnífica mientras te tomas un helado en tu velador favorito. Pero, si te apetece, también puedes ir así a recoger a tus hijos al colegio.

Siguiendo con el tema cromático, la blusa blanca armoniza suavemente con los tonos pastel, a los cuales potencia. El rosa palo, el celeste, el amarillo suave, el salmón o el verde light quedan reforzados, románticamente, cuando se combinan con una blusa blanca. Todo lo contrario ocurre con los tonos más intensos. El azulón, el rojo chillón, el amarillo limón, el fucsia o el verde pistacho, por ejemplo, irradian una luminosidad todavía mayor cuando se contraponen con el blanco. De este modo, otorgan frescura, vitalidad e impacto en cualquier momento del día o de la noche.

Además, el blanco y negro siempre es una combinación elegante, distinguida y potente. Una camisa clásica entallada, sin hombreras, abotonada hasta el cuello en blanco nuclear queda genial con una falda recta con estampado geométrico blanquinegro y botines acordonados de diseño en gris perla. Un bolso informal negro, tipo cilindro, completa este outfit con un plus de perfección.

¿Te apetece lucir una presencia romántica y ligera para moverte por tu barrio? No desdeñes la posibilidad de incorporar a tu armario una blusa blanca sin hombros para combinarla con unos pantalones negros deportivos, de algodón, los cuales puedes conjuntar con unas botas altas de cuña.

Para conservar tus blusas en perfecto estado durante más tiempo, consulta las instrucciones incluidas en las etiquetas a la hora de lavarlas. No todas admiten, normalmente, el lavado a máquina. Muchas requieren programas cortos o a baja temperatura, sin centrifugado, y otros cuidados similares. Nadie como el fabricante sabe cómo debes tratar esta prenda. No lo olvides, conviene hacer una colada de prendas blancas, exclusivamente, para que no te encuentres una sorpresa desagradable en forma de cambio de color inesperado. Pásate por nuestra selección y descubre por qué en C&A estamos a la vanguardia en blusas blancas de diseño, con estilo y altamente favorecedoras.

10 % de descuento*
Suscríbete a nuestra newsletter y consigue un 10 % de descuento en tu próxima compra.