shop.global.1
Cuidado de las prendas delicadas

Seda, cachemir y cía: consejos para el lavado y cuidado de tejidos delicados

Hacer que una prenda vuelva a estar limpia no siempre es sencillo, pues requiere de unos cuantos pasos: lavado, centrifugado y secado. Y para que nada pierda color o se encoja, cada material exige un modo diferente de cuidado, especialmente los tejidos delicados. Cachemir, piel, mohair, terciopelo... todos estos tejidos deben ser limpiados y cuidados de manera diferente a la colada diaria, si no queremos que sus fibras se deterioren. En este artículo te mostramos cómo debes cuidar los tejidos delicados para que puedas sacar el máximo provecho a tus prendas.

 

Consejos generales para el cuidado de fibras delicadas

Para muchos tejidos delicados, el lavado convencional puede suponer un gran problema, ya sea por la elevada temperatura o el uso del detergente equivocado. Con independencia del material del que se trate, existen algunas reglas generales que deberías tener en cuenta.

 

1. Prestar atención a las etiquetas

Para averiguar la mejor manera de cuidar una determinada prenda, en primer lugar debemos siempre fijarnos en la etiqueta. Este paso es especialmente crucial cuando se trata de tejidos y fibras delicados: con un primer vistazo a los símbolos de lavado y cuidado podemos saber si la prenda es apta para el lavado en casa o si precisa cuidados profesionales.

 

2. Separar la colada

Las prendas delicadas nunca deberían lavarse junto con la colada diaria, pues la elevada temperatura o el detergente pueden dañarlas. Por ello es importante antes de nada separar las prendas adecuadamente, empezando por diferenciar las prendas delicadas del resto de ropa sucia. A continuación debes fijarte en la temperatura de lavado y volver a clasificar ambos montones. Finalmente solo te faltaría dividir según el color: prendas blancas, oscuras y de colores.

Un consejo: una prenda no siempre está compuesta de un solo material. Con dichos tejidos mixtos debes poner atención a posibles fibras delicadas: si tienes dudas, siempre puedes recurrir al lavado profesional.

Una bolsa para la colada protege las prendas delicadas

3. Utilizar una bolsa para la colada

Muchas fibras delicadas, como es el caso de la lencería fina, deben no solo lavarse por separado, sino que se recomienda utilizar, además, una bolsa o red de lavado. Esta servirá para proteger sus finas hebras en el tambor de la lavadora. Alternativamente, puedes utilizar una funda de almohada para el mismo fin.

 

4. Cerrar broches y botones

Enganches abiertos, broches y botones pueden enredarse fácilmente en las telas delicadas y deshilacharlas. Para minimizar este riesgo, lo mejor es cerrarlos antes del lavado, lo cual también ayudará a que las prendas salgan de la lavadora menos arrugadas.

Consejos especiales de cuidado textil: cómo lavar y cuidar las prendas delicadas

Aparte de estos consejos generales para el cuidado de tejidos delicados, cuando se trata de ciertos materiales, hay una serie de instrucciones especiales que conviene seguir, a fin de asegurar la longevidad de nuestras prendas.

 

Lavar lana

El clásico de los tejidos delicados es, por supuesto, la lana. Para que tu jersey de lana se mantenga siempre suave y no pierda su forma, es preciso que tomes nota de un par de consejos para su lavado y cuidado. Si en la etiqueta encuentras el símbolo que corresponde a la lana significa que puedes meterla a la lavadora, utilizando un programa de lavado de lana y el detergente adecuado. Si tu lavadora no cuenta con un programa especial para lavado de lana, también puedes utilizar el programa de lavado a mano. Asimismo, un champú suave puede ser un buen sustituto del detergente para cuidar las fibras de la lana. Para el secado se recomienda extender la prenda horizontalmente, de modo que las fibras no se estiren.

Instrucciones para el cuidado de lana, cachemir, mohair y angora

 

Lavar cachemir

Dentro de los derivados de la lana, el cachemir es uno de los materiales más finos y por ello requiere de unos cuidados aún más específicos que la lana. Por ello se recomienda lavar las prendas de cachemir solamente a mano, o aún mejor, llevarlas a una tintorería. El cachemir no debe lavarse a más de 30 grados centígrados y además conviene aclararlo repetidas veces con agua fría después del lavado. Al igual que con la lana, lo mejor es extenderlo horizontalmente para que se seque, a poder ser sobre una toalla y manteniendo su forma original. Este truco se aplica también para el cuidado del mohair y la angora.

 

Lavar seda

Las prendas de seda se reconocen fácilmente gracias a su hilo noble y a su suave caída. En ningún caso deben lavarse a altas temperaturas y con un detergente corriente. Si quieres lavar tu blusa de seda en la lavadora, es recomendable que utilices el ciclo suave. Además, nunca deberías retorcer o arrugar la prenda. No obstante, para que puedas disfrutar de tu blusa lo máximo posible, lo óptimo sería llevarla a la tintotería.

 

Lavar terciopelo

El terciopelo es cada vez más popular en la industria textil. Pero este tejido tan delicado no debe entrar en la secadora, ni siquiera ser doblado o planchado. Ante la aparición de manchas difíciles, lo mejor sería dejar la prenda en manos de profesionales.

 

Limpiar prendas de cuero

Las prendas de cuero no se deben lavar por completo. Gracias a su impermeabilizado, las manchas superficiales pueden limpiarse fácilmente; sin embargo, este recubrimiento podría verse gravemente dañado en la lavadora. Si el cuero se volviese rígido y quebradizo, conviene aplicar una crema especial para cuero que le devuelva su flexibilidad. Si necesitas limpiar completamente una prenda de cuero, de nuevo lo recomendable es acudir a la tintorería.

Limpiado y cuidado adecuado de tus blusas delicadas

Lavar ropa técnica

A este grupo pertenecen tejidos novedosos como el Softshell y los tejidos de membrana, utilizados en prendas deportivas y de trabajo. Para el lavado de estos tejidos lo más importante es emplear el detergente adecuado. Existen productos específicos que evitan la aglomeración de las fibras y no dañan las propiedades del tejido. Para ciertas prendas como chubasqueros hay productos especiales para proteger o devolverles su impermeabilidad. Sobre todo, es importante prescindir del uso de suavizantes. Por muy resistente que parezca la prenda, debería lavarse a 40 grados como máximo y en programa de lavado a mano o ciclo suave. Siempre que sea posible, conviene secar estas prendas en posición horizontal.

Conclusión: ¿lavarlo en casa o llevarlo a la tintorería?

No todos los tejidos y prendas son aptos para el lavado y cuidado en casa. Los tejidos delicados necesitan cuidados especiales y, siempre que sea posible, deberían ser tratados por un profesional. Mientras que la colada diaria, en su mayoría de algodón, no requiere grandes atenciones, la situación es muy distinta cuando se trata de seda, cachemir, lana o terciopelo. Si aun así prefieres lavar este tipo de prendas en casa, debes hacerlo de forma exhaustiva. Para empezar debes fijarte en los símbolos de las etiquetas y separar las prendas en más o menos delicadas. También es aconsejable el uso de una bolsa o red de lavado, para proteger las fibras más sensibles. En cualquier caso, para disfrutar largo y tendido de tus prendas favoritas, tu mayor garantía será ir a la tintorería.

Fuentes de las imágenes:

iStock.com/Vasyl Dolmatov
iStock.com/bungoume
iStock.com/NYS444
iStock.com/Oleh_photographer