global.uvp.bar.1

Calidad para sentirte y verte mejor

Aprox. 50% más materias primas sostenibles

Gran selección

Moda para toda la familia

Expertos en moda

Looks hechos para ti

Filtro
Los filtros te ayudarán, usando los filtros encontrarás más rápido lo que buscas.
Niños - Sexo
Edad
Talla EU
Color
Precio
Descuento
Marca
Material
Sostenibilidad
Disney y otros dibujos
Diseño

Zapatos bebé

12 Artículos
Vista de productos
  • 1
Subir

Zapatos de bebé: a los pies de la infancia

La aventura de caminar por el mundo pronto se convierte en una necesidad para tu hijo. En este sentido, contar con unos zapatos de bebé apropiados es un aspecto esencial. Así, lo primero que debes escoger muy bien es la talla: la tendencia es optar por una más grande para que le duren más. Pero no es bueno: ellos necesitan un ajuste adecuado, si les sobra mucho, sentirán incómodos rozamientos y les costará más soltarse.

En cuanto a las suelas de los zapatos de bebé más adecuadas, las mejores son gruesas, de goma flexible, con buena amortiguación y con relieve para prevenir los resbalones. Confeccionados con material transpirable, sin costuras ni acabados toscos que puedan provocar rozaduras y lo más ligeros posibles, colaboran óptimamente en ese maravilloso reto de conquistar el mundo que afronta tu bebé.

Los pies de los bebés son bastante delicados. Contar con materiales flexibles, que transpiren y se adapten muy bien a la forma de los mismos es, por ello, imprescindible en los zapatos de bebé. Los plásticos no son recomendables; la piel es la mejor opción. Para el día a día, si el bebé aún no camina, los zapatos de tela o punto también vienen muy bien. En C&A apostamos decididamente por el Bio Cotton, un tejido completamente natural que resulta muy suave y agradable al tacto, además de contribuir al desarrollo sostenible del planeta.

El calzado es un accesorio inherente al desarrollo del ser humano. El primer vestigio histórico que tenemos de su origen es una sandalia encontrada en Estados Unidos y fechada en el 7000 a. C. Hasta 3500 años después no se empezó a usar el cuero en su elaboración. Inicialmente se trataba de meros sacos con una función protectora. Fue en la Edad Media cuando se buscaron fórmulas y objetivos más creativos en su desarrollo, mientras que en el siglo XVII pasaron a convertirse en símbolos estéticos de estatus y belleza. El verdadero impulso a la industria del calzado, incluida la de los zapatos de bebé, se produjo en el siglo XX, con la aparición de nuevas técnicas y tecnologías, aunque muchos de los mejores modelos siguen realizándose con procedimientos artesanales.

Un modelo de zapatos de bebé para cada etapa del desarrollo

La tipología de los zapatos de bebé más adecuados depende de la etapa de movilidad en la que se encuentra tu chiquitín. En sus primeras semanas, se trata de patucos que tienen una función meramente ornamental. Han de ser livianos, cómodos y aireados, con una planta muy fina. Así, cuando lo llevas de paseo en su silla a casa de sus abuelos, puedes combinar un par de ellos de punto, en blanco hueso y calados, con un pelele multicolor y un sombrero de tela roja para protegerlo del sol. En estas primeras semanas no necesita mucho más para estar encantador.

Cuando tu bebé ha empezado a dar sus primeros pasos, a partir de los 7 meses aproximadamente, debes equiparlo con unos zapatos de aprendizaje. Se caracterizan por ser ligeros, hipoalergénicos y haber sido confeccionados en telas suaves. Son parecidos a los anteriores, pero incluyen una base más sólida y antideslizante. Su agarre es, en este caso, fundamental. Así, cuando has preparado a tu bebé para recibir visitas en casa y no puede evitar tratar de desplazarse, puedes vestirlo con un pijama con un personaje divertido de dibujos animados. Si lo eliges de algodón Bio, se sentirá muy cómodo. Combínaselo con unas sandalias de tela de primeros pasos, por ejemplo, en tono caqui, y, cuando vaya a merendar, colócale un babero en tono neutro en gris ceniza.

La última etapa de su desarrollo psicomotor se produce cuando tu pequeño ya camina. Es entonces cuando necesita verdaderos zapatos de bebé con una excelente transpiración, plantas gruesas y excelente agarre. Estos modelos, además, deben ser livianos y aportar tanto confort como estabilidad. En esta categoría de zapatos de bebé las posibilidades estéticas son inagotables. ¿Vas a llevarlo al parque? Ponle un conjunto deportivo formado por una sudadera con cremallera en color cielo, una camiseta básica morada y unos pantalones de algodón marinos, tipo chándal, para que pueda escalar los toboganes y lo que se le ponga por delante. Una gorra vaquera en tejido denim pondrá la guinda perfecta a su presencia.

Zapatos de bebé para ocasiones especiales

La oferta de zapatos de bebé que te ofrecemos en C&A es increíble. En ella puedes encontrar, a muy buen precio, ese modelo concreto que andas buscando para tu principito o tu princesa. ¿Tenéis un acontecimiento familiar y quieres vestirlos de un modo elegante? Un vestido largo con falda de vuelo en color rosa chicle, una diadema burdeos en la cabecita de tu hija, un par de calcetines calados en rosa palo y unas merceditas de charol en el mismo granate que su accesorio de pelo le permitirán estar preciosa en esa boda o comunión.

Si tu bebé es niño, con unos pantalones cortos de algodón fresquito, en color hueso, un polo con franjas horizontales en dos tonos de azul marino y unos mocasines en azulón ofrecerá una estética impecable. Si refresca, puedes completar este outfit con una chaqueta de punto celeste, o incluso con una cazadora de estilo más informal. ¡Será el más atractivo de la celebración!

A la hora de escoger los próximos zapatos de bebé para tu pequeño, ten en cuenta, junto a la etapa de movilidad en la que se encuentra, la fisonomía de sus pies. Algunos bebitos tienen el empeine ancho, las uñas o los deditos sensibles u otras características diferenciales. Asegúrate de que la horma del calzado les resulte apropiada. Las punteras grandes o redondeadas, las sandalias cómodas y los modelos menos estilizados te ayudarán en estos casos.

Por regla general, los zapatos de bebé se quedan pequeños antes de estropearse. De todas formas, cuidarlos de la manera adecuada te permitirá mantenerlos en perfecto estado, ya sea para que pueda heredarlos un hermano, por ejemplo, o para conservarlos en el museo familiar de un modo impecable. Lo principal es consultar las indicaciones de cada fabricante y eliminar cualquier mancha especial lo antes posible. Si los zapatos de bebé en cuestión son de lona o tela, elimina los roces con un paño humedecido con agua y jabón neutro.

En caso necesario, aplica con un algodón un poco de quitamanchas de ropa. Evita meterlos en la lavadora: las plantillas, los forros y las suelas se deformarán. Cuando los zapatos de bebé son de ante o serraje, existen aerosoles apropiados para su limpieza. ¡Jamás les pongas cremas! Los zapatos de charol parecen como nuevos si les pasas un paño impregnado en leche y, a continuación, una tela seca para sacarles brillo. En cuanto a la piel o la napa, sí es bueno aplicar crema de calzado. Cuando no tienes a mano, una buena alternativa es poner un poco de crema hidratante de manos.