Espacio de trabajo con una máquina de coser, trapos y telas para realizar el upcycling.

Cómo reutilizar ropa vieja para elaborar trapos y toallitas reutilizables

El movimiento zero waste va ganando relevancia en nuestro país. Uno de sus objetivos es prescindir de los innumerables productos de un solo uso y crear alternativas para nuestra vida cotidiana. Tanto en la cocina como en el baño de muchas casas podemos encontrar una gran cantidad de productos desechables, como rollos de papel de cocina, discos de algodón, toallitas desmaquillantes o toallitas para bebés. Según las estadísticas, cada español desecha unos 15 kg de toallitas húmedas cada año[1].

La reconversión o upcycling de ropa usada y otros textiles permite crear alternativas sostenibles a muchos de estos productos desechables. Con los tutoriales e indicaciones que te ofrecemos en este artículo, podrás dar una nueva vida a tu ropa vieja de una forma muy sencilla, además de reemplazar el uso de productos desechables por alternativas lavables y reutilizables.

Material adecuado para elaborar las toallitas reutilizables

A la hora de elegir los materiales que vamos a usar para nuestro upcycling, es importante que los textiles cumplan con algunos requisitos para que el paño o toallita pueda realmente aguantar un uso prolongado. Así pues, la resistencia del tejido, su capacidad de absorción y el tacto con nuestra piel pueden resultar determinantes según el uso que le vayamos a dar.

Diversas prendas de fibras vegetales, como algodón, viscosa y lino, para elaborar las toallitas.

Propiedades de absorción y requisitos para el lavado

Elegir las telas adecuadas para cada ocasión es especialmente relevante. Los requisitos de cuidado y lavado del material son factores que hay que tener muy en cuenta.

En primer lugar, la capacidad de absorción del material es crucial. Tanto en el baño como en la cocina, casi siempre necesitamos el agua u otros productos líquidos, por lo que es importante que el material con el que hagamos las toallas pueda absorber bien la humedad. También es importante la resistencia que tenga a ciertas temperaturas, pues para poder eliminar la suciedad y los gérmenes adecuadamente, la tela debe poder resistir un lavado a alta temperatura.

Las fibras vegetales como el algodón y la viscosa tienen ambas propiedades, ya que absorben muy bien la humedad y se pueden lavar a altas temperaturas sin ningún tipo de problema.

AtenciónNo es raro que las telas estén hechas de una mezcla de fibras vegetales con fibras sintéticas o incluso de origen animal. En este caso, las propiedades del tejido son distintas a las que son 100% vegetales.

AtenciónNo es raro que las telas estén hechas de una mezcla de fibras vegetales con fibras sintéticas o incluso de origen animal. En este caso, las propiedades del tejido son distintas a las que son 100% vegetales.

Para su uso cosmético o como toallitas húmedas para bebés, las fibras vegetales también son idóneas, ya que no son agresivas con la piel.

Tacto del material para el upcycling

Las condiciones para el cuidado y lavado de las toallitas y paños caseros son las mismas cuando se usan como producto cosmético como cuando se usan para la cocina. Sin embargo, en cuanto a lo que respecta al tacto y, por lo tanto, a la sensación del tejido en la piel, existen grandes diferencias según el uso que les vayamos a dar.

Si el paño se va a utilizar para limpiar superficies en la cocina o en el baño, no es importante que tenga un tacto agradable a la piel, así que podemos centrarnos en que sea absorbente y resistente a los lavados a altas temperaturas. En cambio, si le vamos a dar un uso cosmético (por ejemplo: como toallita desmaquillante, disco desmaquillante o toallita para bebés) la tela debe ser suave. En este caso, para un lado de la toallita se recomienda un tejido liso, como la tela de una blusa o de una camiseta, y para el otro lado es preferible un tejido de rizos particularmente suave, como un trozo de toalla o de albornoz, o telas planas de algodón y viscosa.

CheckPara quien sea aún principiante en el mundo de la costura, son preferibles las telas con poca elasticidad, ya que resulta más sencillo trabajar con ellas.

CheckPara quien sea aún principiante en el mundo de la costura, son preferibles las telas con poca elasticidad, ya que resulta más sencillo trabajar con ellas.

Ideas para reutilizar ropa vieja: tutorial de costura para elaborar trapos y toallitas

Los trapos reutilizables, ya sean paños de cocina, discos desmaquillantes o toallitas para bebés, son muy fáciles de coser, incluso para las manos más inexpertas. Si no dispones de máquina de coser, puedes hacerlo a mano sin ningún problema. Sin embargo, dado que durante el día a día se necesita tener a mano varios de estos trapos y toallitas, una máquina de coser resulta muy útil para elaborar unos cuantos de una tirada.

Además de la máquina de coser, este es el material que vas a necesitar:

  • prendas de ropa o tejidos para el hogar hechos de fibras vegetales como algodón, lino o viscosa
  • hilo de un color que combine con la tela
  • tijeras especiales para cortar tela
  • cinta métrica o regla
  • rotulador especial para telas o que se disuelva con el agua
  • una hoja de papel
  • alfileres
  • plancha (opcional)

Una vez tienes todos los utensilios y materiales a punto, puedes empezar a elaborar tus paños caseros.

Cuando te dispongas a reconvertir piezas de ropa usada, es preferible empezar desarmando la prenda en sus partes individuales. Para ello, corta a lo largo de las costuras de la camiseta, blusa o similar.

Utensilios necesarios para aprovechar ropa vieja y convertirla en trapos y toallitas.

Lo más sencillo es hacer toallitas con forma rectangular. En cuanto al tamaño, te recomendamos que sean de 14 x 20 centímetros, para que cubran totalmente la superficie de tu mano. Dependiendo del uso que les vayas a dar, puedes modificar tanto el tamaño como la forma. Por ejemplo, si los quieres usar de discos desmaquillantes, recorta la ropa a un tamaño menor y con forma redondeada.

Con un bolígrafo o rotulador que luego se borre con el agua, dibuja un rectángulo en una de las piezas de ropa. Como alternativa, puedes hacer una plantilla de cartón, la cual podrás usar para hacer más paños en un futuro.

Al preparar el patrón, presta atención al margen de costura o, de lo contrario, tu paño resultará más pequeño de lo que habías planeado. Así pues, añade un centímetro extra a cada borde del rectángulo. Siguiendo el ejemplo anterior, deberías dibujar un rectángulo de 16 x 22 centímetros.

Corta las piezas de tela con una plantilla de cartón.

Momento de recortar los trozos de tela. Para ello, coloca varias capas de tela, una encima de las otras; de esta forma, no tendrás que cortarlas una por una. Antes de cortar, fija las capas con alfileres para evitar que se deslicen. Dependiendo del grosor de la tela, elige una cantidad de capas que puedas cortar bien con las tijeras.

Prepara dos piezas de tela para unirlas. Para ello, escoge dos telas distintas, por ejemplo una estampada y una lisa. Si las dos telas son demasiado finas, puedes agregar una tercera capa. La elección del color y el tacto para esta tercera capa carece de importancia, ya que quedará entre las otras dos y no se verá.

Coge los dos trozos de tela de forma que los dos lados derechos queden uno encima del otro, enfrentados. Cose alrededor del rectángulo a un centímetro del borde de la tela. Una vez hayas dado tres o cuatro puntadas, cose un poco hacia atrás para bloquear el principio de la costura. Deja de coser unos dos o tres centímetros antes de llegar otra vez al principio de la costura, de modo que quede una pequeña abertura. Remata la costura cosiendo unas puntadas hacia atrás y luego hacia delante. Si has utilizado una tercera capa, basta con colocarla sobre los dos trozos de tela (es decir, una de tus telas principales quedará colocada entre la tercera capa y la otra tela principal).

InformaciónUna tela siempre tiene un derecho y un revés. El lado derecho, que es el que queda visible, se considera el más bonito y normalmente tiene un tacto más agradable que el revés.

InformaciónUna tela siempre tiene un derecho y un revés. El lado derecho, que es el que queda visible, se considera el más bonito y normalmente tiene un tacto más agradable que el revés.

Cose los dos trozos de tela con la ayuda de la máquina de coser.
Dale la vuelta a las dos telas que has cosido y alisa los bordes.

Dale la vuelta a las dos capas que acabas de unir sacando el interior por la abertura que has dejado. Asegúrate de alisar los bordes y también las esquinas para conseguir un nuevo rectángulo. Si te ayudas de la plancha podrás fijar mejor los bordes torneados. Si tu paño consta de tres capas, asegúrate de darle la vuelta de tal manera que la tercera capa quede oculta en el interior.

Finalmente, cose una costura decorativa de un prensatelas de ancho alrededor del rectángulo, tanto para cerrar la abertura que te ha servido para darle la vuelta al paño como para cerrar definitivamente la forma del rectángulo. La anchura de un prensatelas significa que se coloca el borde del prensatelas de la máquina de coser contra el borde exterior de la tela a la hora de coser.

Ya tienes listo tu paño reutilizable casero, que puedes utilizar como trapo de cocina o como toallita desmaquillante, según el material que hayas utilizado.

Cose una costura decorativa para cerrar la abertura y darle la forma rectangular al paño.
Ideas para reutilizar ropa vieja: trapo de cocina ya terminado.

Cose tus propios trapos de cocina

Con un buen surtido de trapos de cocina de algodón absorbente podrás decir adiós a los antiecológicos rollos de papel de cocina, evitando así generar residuos cada día.

Las camisetas, sudaderas o incluso las camisas de franela que ya no utilices te proporcionarán la tela necesaria para elaborar tus nuevos trapos de cocina. Como se trata de un tejido grueso y el tacto del trapo en la piel no es relevante en este caso, con dos capas tendrás suficiente.

Como lo vas a utilizar en la cocina, el trapo se va a ensuciar constantemente, por lo que será importante lavarlo adecuadamente. Un programa de lavado de 60 grados suele ser suficiente para eliminar los gérmenes. Sin embargo, si quieres asegurarte de que los trapos quedan perfectamente limpios, puedes lavarlos a 90 grados.

Toallitas desmaquillantes reutilizables para el cuarto de baño

Tanto las toallitas desmaquillantes como los discos de algodón desechables puede sustituirse también por toallitas caseras reutilizables hechas a partir de ropa vieja. En este caso, para elaborarlas es recomendable usar dos tejidos diferentes: uno de rizo suave, que puede ser de una toalla vieja o un albornoz que ya no uses, y uno liso, como por ejemplo de una blusa.

El tejido de rizo suele ser suficientemente grueso como para que no necesites más de dos capas para elaborar el paño. Si aún así utilizas tejidos muy finos, sí que vas a necesitar una tercera capa a la hora de coser.

Dado que algunos productos cosméticos, como la máscara de pestañas o el delineador de ojos, suelen dejar mancha o destiñen la ropa, es una buena opción usar tejidos estampados para los paños. De este modo, las ligeras decoloraciones que se puedan producir no resultan tan evidentes. Las toallitas desmaquillantes de tela tienen la ventaja que se pueden lavar a 60 o incluso 90 grados, dependiendo de cómo de manchadas estén. Sin embargo, un lavado a 60 grados es más respetuoso con el medio ambiente.

Toallitas desmaquillantes ecológicas hechas a partir de ropa vieja.

Haz tus propias toallitas húmedas para bebés reutilizables

En principio, la elaboración de toallitas reutilizables para bebés no difiere del proceso para hacer una toallita desmaquillante como la que ya hemos explicado. Por lo tanto, puedes usar los mismos materiales, hacerlas del mismo tamaño y seguir los mismos pasos para coserlas.

Una vez cosida la toallita, puedes hacer fácilmente el líquido limpiador para impregnarla. Piensa que primero deberás empapar la toallita con el líquido y a continuación escurrirla con cuidado, para que quede húmeda pero no mojada. Para el líquido necesitarás:

  • 500 ml de agua destilada o hervida
  • una cucharadita de aceite de coco y otra de aceite de girasol
  • un cazo
  • una cuchara

Para hacer el líquido con la que impregnarás la toallita, calienta el agua en un cazo a 30 o 40 grados. A continuación, añade el aceite de coco y remueve hasta que se disuelva por completo. Repite este paso con el aceite de girasol. Una vez esté todo disuelto, moja tus toallitas caseras con el líquido limpiador. Guarda las toallitas en un recipiente que pueda cerrarse herméticamente para conservar la humedad.

En resumen

Los paños caseros reutilizables son una idea de upcycling muy sencilla de llevar a cabo y que te permitirá adoptar hábitos de residuo cero en casa. Evitar de forma consciente los productos desechables no solo evita generar residuos y protege el medio ambiente, sino que también te hará ahorrar dinero.

Si quieres desterrar aún más productos desechables de tu día a día, puedes seguir otras ideas de upcylcing, como la de reconvertir un chubasquero para sustituir el papel film.

Fuente de información:

[1] https://www.eldiario.es/sociedad/nueva-campana-arrojar-toallitas-humedas_1_1235447.html
(última consulta: 09.02.2021)