Espacio de trabajo con los utensilios de costura y un chubasquero.

Elabora tu propia bolsa de tela para la merienda a partir de un chubasquero

Los largos viajes en coche, las excursiones escolares y el día a día en la oficina suelen tener algo en común: ¡la bolsa con la merienda! Ya sea para matar el gusanillo durante la mañana o para comer algo entre la comida y la cena, si nos llevamos un bocadillo acostumbramos a envolverlo en papel film, papel de aluminio o a llevarlo dentro de una bolsita de papel. Estos envoltorios acaban generando muchos residuos, y algunos de ellos ni siquiera ofrecen una consistencia óptima. Por ejemplo, si llevamos frutas o verduras cortadas, estas suelen reblandecer el envoltorio y acaban goteando. Por su lado, si llevamos un bocadillo hecho con un pan puntiagudo y con una corteza dura, el envoltorio puede llegar a romperse.

La solución a todo esto es tan sencilla como sostenible: a partir de un chubasquero que ya no uses puedes coser unas fantásticas bolsas de pan reutilizables de una forma muy sencilla. El material del chubasquero, repelente al agua, resulta ideal para guardar tu almuerzo o merienda, es muy consistente y además es lavable, por lo que te durará mucho tiempo, a la vez que te ayudará a llevar un estilo de vida más sostenible.

Cómo coser una bolsa de tela para la merienda: tutorial de costura

Igual de útiles que los cubre recipientes reutilizables, las bolsas de tela para merienda hechas con ropa vieja te sirven para llevarte tanto un tentempié al trabajo como las provisiones de una pequeña excursión. El material del chubasquero resulta perfecto para la ocasión gracias a sus propiedades; aun así, como alternativa puedes utilizar otros materiales que sean impermeables, como puede ser un mantel de hule.

Cómo hacer una bolsa de merienda reutilizable: utensilios necesarios.

Checklist de material para elaborar una bolsa de merienda impermeable

Este es el material que vas a necesitar para hacer tu bolsa ecológica de tela:

  • máquina de coser
  • un chubasquero
  • cinta de velcro, de unos 10 cm de longitud
  • hilo de un color adecuado
  • regla, a poder ser una escuadra
  • tijeras para tela
  • cinta métrica
  • clips de costura y alfileres

Tutorial paso a paso para coser la bolsa de tela para la merienda

En primer lugar, hay que desmontar el chubasquero. Para aprovechar el máximo de tela posible, lo mejor es cortar trozos grandes a lo largo de las costuras de la prenda.

Para elaborar la bolsa de la merienda necesitarás dos rectángulos de 50 x 25 centímetros. El margen de costura ya está incluido en estas medidas. Para este proyecto, no necesitarás una plantilla. Dibuja el contorno del rectángulo directamente sobre la tela y recórtalo.

Deja de lado uno de los dos trozos. Si los dos rectángulos son visiblemente distintos, toma primero el que deba quedar a la vista una vez tengas hecha la bolsa para el almuerzo.

Dibuja la silueta de la bolsa en la tela y recórtala.
Fija el velcro a la capa exterior de la tela con la máquina de coser.

Coge la tira de velcro y separa las dos partes. A continuación, dobla el rectángulo por la mitad del lado largo, de forma que te acabe quedando un cuadrado. Coloca uno de los dos trozos del velcro (el lado de los ganchos o el de los bucles, da igual) de forma que quede centrado en el que era el lado corto del rectángulo y en paralelo con el lado largo. Deja tres centímetros entre la tira de velcro y el borde de la tela. Ahora coloca la segunda parte del velcro de la misma manera pero en el otro lado de la pieza. El objetivo es que los ganchos y los bucles del velcro encajen perfectamente cuando la pieza se doble por el lado derecho. Fija las piezas de velcro con un alfiler y cóselas a la tela. Para ello, utiliza la máquina de coser y cose alrededor del velcro una vez.

Una vez has fijado el velcro a la capa exterior de la tela, puedes volver a doblar el trozo de tela por el centro del lado largo. Esta vez asegúrate de que los lados derechos están orientados hacia dentro. A continuación, cierra los dos lados abiertos cosiendo a lo largo de los bordes laterales, con un margen de costura igual al ancho del prensatelas. Repite este proceso con el segundo trozo de tela. Como resultado intermedio obtendrás dos bolsas simples.

Ahora toma una de las dos bolsas y lleva las costuras laterales hacia el centro inferior, de manera que se forme un triángulo en cada esquina. Mide 5 cm hacia dentro desde la parte superior de los dos triángulos y traza una línea horizontal. Repite este paso para tu segunda pieza. A continuación, cose a lo largo de las líneas que acabas de dibujar y corta lo que sobre de tela a unos cuatro o cinco centímetros de la costura. Este paso proporcionará una base a tu bolsa de tela.

Dobla, marca y cose el fondo de la bolsa.
Coloca las dos bolsas una dentro de la otra para coserlas.

Prepara las dos bolsas de manera que una quede con el lado derecho hacia fuera y la otra con el reverso hacia fuera. Coloca las dos bolsas una dentro de la otra de forma que los lados derechos de la tela se encuentren. Asegúrate de que las costuras laterales estén exactamente una encima de la otra y fíjalas con los clips de costura. A la hora de unir las costuras laterales de dos piezas resulta útil colocar los márgenes de costura de las dos piezas en sentidos opuestos. Esto evitará que se superpongan demasiadas capas de tela y se cree una zona gruesa.

El siguiente paso consiste en coser las dos bolsas. Para ello, cose a lo largo del borde superior de las piezas individuales entrelazadas. Remata el principio y el final de la costura dejando una abertura de unos cinco centímetros.

Empuja el interior de la bolsa hacia afuera a través de la abertura que has dejado en el paso anterior. Por último, cose alrededor del borde superior de la bolsa con el ancho de un prensatelas. Esta costura sirve para estabilizar el borde torneado y también para cerrar la abertura que hemos dejado anteriormente para darle la vuelta a la bolsa. Gira la bolsa de forma que la capa de tela con el velcro quede en el exterior.

Une las dos partes de la bolsa de tela para el almuerzo y dale la vuelta.
Bolsa reutilizable de tela para la merienda ya lista.

¡Ya tienes lista tu bolsa de merienda reutilizable! Puedes cerrarla fácilmente enrollando los bordes superiores y con la ayuda del velcro. Como se trata de una bolsa impermeable, también puedes usarla para otros fines, como por ejemplo llevar la ropa húmeda después de ir a la piscina.

En resumen

Es muy sencillo convertir la ropa vieja que ya no necesitas en artículos de uso diario. Por ejemplo, puedes elaborar unos prácticos cubre envases para la cocina o unas toallitas para el cuarto de baño a partir de todo tipo de materiales, como por ejemplo un chubasquero o una camiseta que ya no uses. Con estas acciones no solo reduces la generación de residuos, sino que das una nueva vida a la ropa vieja que tienes por casa.