Ropa yoga

Ropa yoga

El auge actual del yoga ha dado lugar a un fenómeno fashion llamativo: la aparición de prendas específicas para la práctica de esta disciplina y su incorporación, progresiva, a conjuntos casuales para el día a día. Queremos facilitarte la elección de estos artículos: por eso te explicamos lo que debes saber sobre la ropa de yoga y sus combinaciones. Porque la iluminación es el objetivo, pero puedes iluminar tu imagen, con tu vestuario, mientras intentas alcanzarla.

17 de 17 artículos vistos
Ir arriba

Cómo lucir mejor tu ropa de yoga

En primer lugar, dependiendo del tipo de yoga que practiques, será mejor usar un tipo de ropa de yoga u otro. Por ejemplo, el yoga caliente (bikram yoga) requiere prendas ceñidas, ya que la ropa suelta hace sudar más y acaba molestando al realizar determinadas posturas. Si te has apuntado a una sesión de este tipo, un buen conjunto sería el formado por leggings blancos con acabado capri, calcetines antideslizantes y camiseta ajustada sin mangas, por ejemplo en un azul celestial.

Si no estás familiarizada con esta disciplina, quizás porque acabas de empezar, te va a venir muy bien este pequeño glosario de modelos y tipos de prendas de yoga. El boot cut es un pantalón pegado al muslo y con la parte inferior ancha, ideal para esta ejercitación. Puedes comprarlos en azul noche con rayas horizontales blancas y combinarlos con un sujetador deportivo azulón de material elástico. ¡Estarás fantástica!

También está genial utilizar pantalones sueltos de tejido natural, como el lino, los cuales son adecuados en las sesiones suaves, más bien iniciáticas. Los leggings resultan muy versátiles y cómodos para hacer yoga, aunque al usarlos has de tener en cuenta tu fisonomía: no siempre quedan bien.

En cuanto a las camisetas, los cropped tops deportivos son muy habituales, pero también se llevan las camisetas de manga corta o larga, según los gustos, el clima y las circunstancias. Si vas a clase de yoga y quieres estar guapa, fashion incluso, te animamos a ponerte un suéter fino de algodón orgánico gris, con el ombligo visible, y unas mallas hasta los tobillos en tono índigo. Completa el outfit con unas sandalias de dedo planas y descálzate al llegar a la sala. Una pedicura cuidada, en un azul relajante, pondrá el toque chic a tu estilismo. Así vestida, si por el camino a clase te encuentras con esa persona que tanto te gusta, estarás espectacular y mostrarás un rollo sumamente atractivo. Asimismo, los practicantes de esta actividad necesitan algunos complementos adicionales a la ropa de yoga, como el mat, el bloque de espuma para hacer poses, los calcetines antideslizantes y las ligas, que ayudan a prevenir lesiones y facilitan la realización de ciertas posturas.

Si lo que te mola es el postureo yogui, es decir, incorporar el estilo de la ropa de yoga a tu día a día, para completar conjuntos femeninos con un matiz personal muy carismático, una buena manera de empezar es ponerte unos pantalones bombachos negros de tejido stretch con cintura alta y tobillo ajustado, al estilo oriental. Combínalos con una camisa vaporosa con caída que incluya estampado floral, transparencias y mucho colorido psicodélico. Un sujetador de crochet blanco, a juego con unas sandalias cangrejeras, y el cabello recogido en una larga trenza o con una cinta de flores, completarán tu imagen más carismática en modo asana.

Muchas practicantes de esta disciplina se decantan por los pantalones elásticos capri, capaces de seguir la curva natural de tus piernas para garantizar un excelente ajuste. Algunos incluyen paneles de malla laterales y, en todo caso, quedan geniales con una camiseta de poliéster rosa palo anudada por encima de la cintura. Para salir a la calle, puedes completar tu presencia con unas deportivas negras de fitness. No desdeñes, asimismo, la posibilidad de utilizar pantalones cortos de algodón para tus clases. La ropa de yoga más cómoda es, en realidad, la propia piel. La combinación de un short de algodón orgánico en tono nude, con camiseta abierta negra y sujetador deportivo en color carne, te permitirá mostrar una presencia cool y sentirte absolutamente cómoda en tus clases.

Si bien es cierto que la ausencia de complejos, el bienestar emocional y el equilibrio personal forman parte de los objetivos de los aficionados al yoga, no lo es menos que no debes dejarte influir solo por las modas al comprar tu ropa de yoga. Desde C&A te animamos a considerar cómo es tu silueta antes de elegir tu vestuario. ¿Eres tipo curvi? La ropa ancha, los pantalones bombachos y las camisetas amplias abiertas sobre un sujetador deportivo elástico te quedarán geniales.

Si tienes la suerte de tener un cuerpo atlético y tonificado, puedes llevar también leggings ceñidos, pantalones cortos y mallas capri estilosas. En cualquier caso, no olvides que la ropa de yoga pretende hacerte sentir bien mientras te relacionas con tu mundo interior. El exceso de fashionismo puede resultar, en ciertos ambientes, un tanto ridículo.

En C&A contamos con una selección de prendas de ropa de yoga completa, variada y atractiva, con precios que invitan a la relajación. ¿Te animas a comprobarlo? Para terminar, una vez que tengas tu vestuario de ropa en casa y empieces a emplearlo, lee las etiquetas del fabricante de cada prenda y sigue con precisión sus instrucciones. Ellos, como nadie, saben de qué modo hay que limpiar y cuidar esas prendas, en función de sus materiales, diseños y acabados. Si lo haces, podrás utilizarlas durante mucho más tiempo.

10 % de descuento*
Suscríbete a nuestra newsletter y consigue un 10 % de descuento en tu próxima compra.