shop.global.1
global.uvp.bar.1

Calidad para sentirte y verte mejor

Aprox. 50% más materias primas sostenibles

Gran selección

Moda para toda la familia

Expertos en moda

Looks hechos para ti

Filtro
Los filtros te ayudarán. Usando los filtros encontrarás más rápido lo que buscas.
Para quién
Sexo
Edad
Talla EU
Color
Sostenibilidad - #wearthechange
Material
Colección
Largo
Diseño
Marca
Tipo de deporte
Singularidades

Ropa térmica, al calor de la moda

La ropa térmica comenzó su andadura entre 1940 y 1950, cuando se inventaron los tejidos hidrófobos, que no absorben la humedad, como el polipropileno, el poliéster y el neopreno. En un primer momento, su uso se enfocó sobre todo en términos de funcionalidad, por lo que esta ropa térmica inicial se asoció a la práctica de actividades al aire libre. Montañistas, surferos, submarinistas y profesionales acostumbrados a trabajar en exteriores fueron sus principales destinatarios. Ahora, sin embargo, la ropa térmica se ha convertido en un accesorio excepcional para vestir a la moda. ¿Cómo podrías ponerte esa cazadora chic más bien ligera en pleno enero sin incluir una de esas camisetas térmicas de interior que te protegerán del frío ambiente? A veces, hay que sufrir un poquito para estar monos o monas; pero la ropa térmica es un trucazo del que no deberías prescindir. Existen dos tipos principales de ropa térmica: la interior y la exterior, aunque se trata de una clasificación un tanto subjetiva. Así, unos leggings térmicos pueden ser a la vez de uno y otro tipo, según el uso que les des. Si, por ejemplo, te los pones debajo de un conjunto de atletismo para salir a correr, con un chándal largo de cuerpo entero en poliéster multicolor, deportivas blancas de tela y camiseta de algodón orgánico, actuarán como prenda de interior. Pero si decides asistir con ellos a tu próxima clase de zumba o HIIT, acompañándolos de una camiseta técnica (si eres chico) o un top elástico (si eres chica), esos mismos leggings se habrán convertido en una prenda exterior térmica, como también lo son los forros polares, los guantes, las sudaderas y los pantalones.

Ropa térmica

Ropa térmica

¿Eres una persona fashionista? La ropa térmica te interesa más de lo que imaginas. Porque estas prendas te permiten lucir tus looks más atractivos sin dejar de protegerte contra el frío. ¡Aumenta la polivalencia de tu armario con esta selección de C&A que templará tu ánimo y te ayudará a mejorar tu imagen durante todo el invierno! Te contamos cómo sacarles el máximo partido.

6 Artículos
Vista de productos
  • 1
Subir

Cómo llevar tu ropa térmica

La ropa térmica va contigo siempre que la necesitas. Atrás quedó la época de los diseños poco atractivos que te frenaban a la hora de ponértela. Actualmente, su estética es muy llamativa. Imagínate que has ido a esquiar a tu estación favorita. Llevas un anorak técnico azul marino, un pantalón térmico acolchado negro, las necesarias botas en tono azulón y un jersey, un forro polar y una camiseta térmica de manga larga, sin costuras, de poliamida, poliéster y elastano, en tono cian. ¿Qué ocurre si conoces a alguien, se dispara la pasión y vivís un tórrido e inmediato romance? No tendrás ningún problema en mostrar esta prenda térmica e incorporarla a esos juegos amorosos.

Los niños también son un público ideal para la ropa térmica. El frío no puede frenar su actividad diaria y, por ello, durante el invierno les van geniales estas prendas. Para ir al colegio, tu hijo puede lucir un jersey de ochos de lana en naranja sobre una camiseta térmica de interior marrón, con unos pantalones de pana tostados y un par de botines de cuero color chocolate. ¿La ventaja? Si tiene calor en clase porque la calefacción está muy alta, puede quitarse el suéter y quedarse con su camiseta, protegiéndolo así del riesgo catarral. En cuanto a tu niña, puedes optar por ponerle un vestido largo de loneta caqui sobre unos leggings negros tres cuartos y una chaqueta mona. Con este look estará guapísima, y abrigada, para jugar en el parque con sus amiguitas. En C&A hemos reunido una colección de ropa térmica infantil, masculina y femenina espectacular. ¡Échale un vistazo cuanto antes!

¿Sueles llevar ropa térmica en casa? Lo cierto es que se trata de una iniciativa interesante que te permite reducir tu factura energética. ¡Reducirás la temperatura de tu termostato, con el consiguiente ahorro que conlleva si lo haces! Los caballeros pueden ponerse un pantalón de chándal de algodón marengo y una sudadera ligera roja de felpa sobre un conjunto de ropa térmica de interior formado por una camiseta y unos pantalones de tejido elástico. Y las damas, un coqueto pijama de seda con caída en tonos perlados, rosa o celeste, por ejemplo, pantuflas monas y ese conjunto interior térmico, en gris claro, para no pasar frío. Incluso si has invitado a esa persona tan especial a tu casa, y quieres lucir un estilismo cool, cómodo y atractivo, incorporar uno o dos elementos de ropa térmica te puede venir bien.

¿Qué te parecen los culottes térmicos? Para nosotras suelen convertirse en una de las prendas estratégicas de nuestro armario. Estas braguitas hipster, con cinturilla flexible, tejido elástico que combina un 95 % de modal y un 5 % de elastano y ajuste femenino, te garantizan poder lucirlo con vestidos y faldas ajustados sin que se note. ¿Tienes una cita profesional o personal en un restaurante sofisticado? Ponte el conjunto que tú quieras sin preocuparte del frío. Un little black dress ajustado te quedará ideal con un abrigo teddy beige y un par de zapatos de tacón negros. Completa tu presencia con unos guantes y un gorro térmico, si te apetece, y no olvides tu secreto: ese pantalón corto térmico que mantendrá tu calidez corporal, en esa zona tan sensible, sin que nadie lo note.

Contar con un buen surtido de camisetas térmicas en el armario masculino es, también, una buena estrategia. Hazte con varias, en diferentes colores, y podrás combinarlas con mucho rollo en cada uno de tus estilismos. Por ejemplo, si acudes a la oficina con una camisa de algodón verde oscura, unos pantalones cargo de loneta negra y unos zapatos Oxford, te quedará muy bien mostrar ligeramente tu camiseta de interior verde pastel. Con una americana y tu abrigo de paño, lucirás perfecto. Como también lo harás si te decantas por un look total denim formado por camisa y pantalón tejano índigos sobre una camiseta térmica celeste.

Entre los tipos y tejidos de ropa térmica más habituales conviene diferenciar entre prendas naturales y sintéticas. Entre las primeras figuran el algodón (ya sabes cuánto nos encanta el bio cotton en C&A), la lana y la lana termógena. Entre los tejidos sintéticos, la licra mezclada, el poliprolieno, el nailon y el poliéster. A la hora de elegir tu ropa térmica, recuerda que son prendas habitualmente ceñidas: elígelas en tonos oscuros si tienes un cierto sobrepeso o prefieres disimular tu volumen. Los colores con luz te sentarán muy bien si eres de piel oscura y, los tonos pasteles, si eres más bien pálido.  Recuerda, además, la enorme importancia que tienen el mantenimiento y la limpieza correctos de estas prendas: consulta el etiquetado y sigue estrictamente las indicaciones ofrecidas por el fabricante. ¡Así te durarán mucho más en perfectas condiciones! ¿No te apetece echarle un vistazo a nuestra selección de ropa térmica? Te encantará lo que te hemos preparado.