shop.global.1
Filtro
Color
Marca
Disney y otros dibujos
Diseño

Cómo elegir un buen reloj para niño

A la hora de escoger un reloj de niño debes actuar con empatía. Lo primero es que desee llevarlo y, para ello, debes elegirlo a su gusto, no necesariamente al tuyo. Además, ha de resultarle fácil de entender, resistente, versátil y a prueba de accidentes, al tiempo que ha de parecerle estiloso, atractivo y sugerente. En este sentido, contar con una amplia selección de modelos de reloj para niño de última generación es el mejor seguro para acertar. En C&A hemos recogido lo más trendy, para que puedas encontrar fácilmente esa pieza que tu hijo precisa.

¿No estás segura de que tu hijo necesita un reloj? ¿Querrías saber a partir de qué edad conviene que lo lleve? Cada niño es un mundo. Lo que no debes dudar es que, para su desarrollo y su seguridad, llevar y entender cuanto antes un reloj es positivo. Por ejemplo, en clase de educación física puedes combinarle un modelo digital en color negro, con grandes dígitos fáciles de ver, con su chándal blanquinegro, su camiseta burdeos y sus deportivas favoritas. Además, si le entran ganas de ir al baño en el taller de matemáticas, podrá calcular por sí mismo si es capaz de esperar hasta el final o si debe pedir permiso para salir antes. Un reloj de agujas, fino y divertido, le quedará muy bien con su uniforme escolar.

Ten en cuenta, en cualquier caso, que el desarrollo y la voluntad individual de tu hijo es el criterio a valorar a la hora de decidir comprarle un reloj para niño. Cuenta con él, involúcralo en el proceso y, poco a poco, familiarízalo con su uso. De este modo, llevar reloj le hará sentirse mayor y muy contento.

Relojes para niños

Relojes para niños

Reloj de niño: es tiempo de moda

Un reloj para niño es un elemento necesario por diferentes razones. Enseña, otorga autonomía y aporta un plus de estilo personal. Cuanto antes se familiarizan los niños con su uso, más seguros se sienten y antes aprenden a controlar su tiempo y sus horarios. La elección de un reloj para niño debe adecuarse a sus necesidades y circunstancias; no vale cualquiera.

14 Artículos
Vista de productos
  • 1
Subir

Consejos y datos útiles sobre el reloj infantil

El primer reloj del que se tiene constancia es el llamado Clepsidra, que surgió en Egipto y consistía en un recipiente con agua que se vaciaba en determinados intervalos por un orificio, lo que permitía controlar el tiempo. Sobre el año 1000 a. C. apareció en Oriente Medio el reloj de sol, que se hizo extremadamente popular en Asia. Otro gran hito en la historia de este complemento fue la aparición de los modelos mecánicos, sobre todo el creado por Huygens en 1657, que incorporó el primer minutero. Por último, el reloj de pulsera apareció en 1812, a petición de la reina de Nápoles María Carolina de Austria.

Evidentemente, los modelos actuales son mucho más precisos, resistentes y ligeros que estas versiones de antaño. A la hora de considerar las opciones existentes en un reloj para niño, ten en cuenta que puedes elegirlos analógicos, digitales o híbridos. Los digitales son, en principio, los más apropiados y prácticos, pues los pequeños aprenden a manejarlos más fácilmente. Según su estética, puedes decantarte por los modelos clásicos, deportivos, militares, espaciales, tecnológicos, skeletons o de moda. Nuestro consejo es que, tratándose de relojes infantiles, no te compliques demasiado la vida y busques modelos bonitos, por supuesto, pero económicos y resistentes. Así no te disgustarás tanto si un día lo pierde o lo rompe durante sus juegos.

Normalmente, los relojes infantiles están disponibles en multitud de materiales, como el exquisito acero inoxidable, el cuero, el cuarzo, la goma y el silicio, posiblemente, estos dos últimos, los idóneos para un reloj de niño. Ocasionalmente, también es posible encontrar correas de tela, lona, madera y materiales sintéticos diversos. Para el día a día, un modelo básico es la mejor alternativa, aunque también puedes contar con otro reloj de niño para las grandes ocasiones. Así, el día de su primera comunión tu hijo puede lucir un reloj sofisticado, incluso de acero inoxidable. Con su traje de marinero, su camisa blanca y sus zapatos clásicos de salón estará guapísimo... ¡y no se retrasará!

A la hora de adquirir ese reloj de niño, asegúrate de tener presente cómo es la fisonomía de tu hijo; en concreto, su muñeca. Uno de los principales errores estéticos que podemos cometer es adquirir un modelo de esfera demasiado grande o demasiado pequeño para ella. Fíjate en las posibilidades de ajuste que te ofrece el reloj antes de decantarte por uno o por otro.

En cuanto a los colores disponibles, el espectro cromático es inagotable. En realidad, podríamos resumir esta sección hablando del único color poco recomendable, excepto en casos muy determinados: el rosa, el cual a estas edades siguen asociando al género femenino. Los modelos en tonos neutros, como el blanco, el gris y el negro son los que aseguran una mayor versatilidad. Pueden combinarse con todo: con una camisa multicolor de Bio Cotton, el algodón orgánico que nos encanta en C&A, un tejano regular y unas deportivas, o incorporarlos a ese look más distinguido que le pones cuando vais a visitar a su tía abuela y quieres que le cause una excelente impresión. Para ello, su reloj blanco le quedará fantástico con unos pantalones de lino, una camisa de cuadros bitonales y unos botines chulos.

Tampoco desdeñes la posibilidad de adquirir modelos en tonos más concretos, bien de temporada o bien al gusto de tu niño. Rojos, amarillos, verdes oliva, azules petróleo y morados son algunas de las posibilidades más actuales.  Ahora bien, no nos engañemos: los relojes para niños de color oscuro son más sufridos y resistentes, por lo que suelen mantenerse en mejor estado durante más tiempo. 

En este sentido, debes tener claro cómo cuidar el reloj de niño elegido. Si esto es importante en cualquier tipo de reloj, mucho más cuando se trata de propuestas infantiles, que estarán expuestas a muchos más roces, golpes, inmersiones y situaciones poco deseables. Es fundamental, ante la enorme variedad de materiales en los que pueden estar fabricados, comprobar las instrucciones incluidas por el fabricante. A veces puede hacerse con un poco de agua y jabón suave, utilizando un cepillo de joyería o uno de dientes, como alternativa, y completando el proceso con un paño sin pelusa o con papel de cocina. Pero, lo dicho, no te atrevas a hacerlo sin haber verificado previamente si es la alternativa indicada.

Conforme tu hijo va cumpliendo años, el modelo de reloj de niño que precisa va cambiando, al tiempo que lo hacen sus gustos y sus expectativas. Esta es otra de las razones por las que conviene realizar compras inteligentes cuando se trata de adquirir un reloj para niño: ¡Podrás cambiarlo por otro antes! La estupenda selección que hemos reunido para ti en C&A cumple, a la perfección, con este aspecto. Son relojes de calidad a precios asequibles, ideales para disfrutar de una elección duradera, estilosa y fiable. Así que no lo dudes: si necesitas un reloj para niño, tenemos lo que buscas.