shop.global.1

Faldas a cuadros

Ordenar por
Favoritos
Para quién
Sexo
Niños - Sexo
Edad
Talla EU
Color
Material
Colección
Descuento
Silueta / Forma
Largo
Diseño
Marca

Jersey de lana: la prenda clave para tus outfits invernales

Llega la época del frío y los jerséis de lana se convierten en protagonistas absolutos de nuestros looks diarios. Suaves y calentitos, consiguen crear atuendos prácticos y elegantes que se adaptan fácilmente a todo tipo de situaciones. Tanto es así que incluso un jersey de lana básico puede ser una parte esencial de los looks más epatantes si lo combinas con prendas y accesorios adecuados.

La buena noticia es que esta temporada las prendas de punto se llevan con todo y a todas horas. Además, están dispuestas a romper sin piedad cualquiera de las reglas fashion escritas hasta ahora. Eso sí, debes llevar tu jersey de lana de acuerdo con tu propio estilo, sin miedo a experimentar y aportando una dosis de creatividad a tus conjuntos para darles ese toque único tan favorecedor.

Y si buscas pistas para vestirte en función de las últimas tendencias, lee nuestros consejos de estilo que ofrecemos a continuación. También encontrarás algunas sugerencias valiosas echando un vistazo a los looks de los insiders de moda más populares. No obstante, sea cual sea tu fuente de inspiración, recuerda que la única regla que debes seguir es no seguir ninguna regla. Lo que sí importa es que te dejes guiar por tu intuición y gustos personales, ya que solo así lograrás crear un estilo propio que será tu mejor carta de presentación vayas donde vayas.

Un jersey de lana, mil combinaciones

No hay prenda más versátil, aunque también la más infravalorada, que un jersey de lana. Y es que, a menudo, subestimamos el poder estilístico que tiene un jersey de punto, por más sencillo y básico que sea. Sin embargo, es solo cuestión de saber jugar con él para crear un sinfín de combinaciones de lo más apetecibles. Y si aún no le has cogido el truco y necesitas ensayar para completar ese look ideal que estás buscando, apuesta por un jersey de lana monocromático. Al ser de un solo color, es fácil de combinar con todo tipo de prendas y apenas deja margen al error estilístico insalvable.

Eso sí, tanto si eliges un jersey cashmere como uno acrílico, los gurús de la moda dictan que debes llevarlo metido dentro de un vaquero o un pantalón de cualquier tipo (sastre, boyfriend, capri, pitillo, culote o campana). Esta tendencia también se aplica a las faldas mini, midi o largas y sin importar su corte (lápiz, línea A, evasé, etc.). Definitivamente, el límite lo pone tu imaginación. Además, con nuestra guía de estilo lo tendrás más fácil que nunca y ya no podrás decir mirando al armario lleno de ropa: "no tengo nada que ponerme".

Si quieres conseguir un look femenino perfecto para ir a la oficina, no hay nada más elegante que combinar un jersey de lana en color camel con un vaquero azul de pernera recta. Complementa este outfitcon botines de cuero marrón, un cinturón de piel del mismo color y unos pequeños pendientes dorados con perlas. Irás sofisticada y guapa a rabiar, lo cual te hará sentir en armonía contigo misma y motivará a rendir mejor en tu trabajo. Y para ser el hombre más elegante oficina, combina tu jersey cuello alto azul marino con un pantalón chino de algodón beige, un cinturón de cuero negro con hebilla dorada y unos zapatos Oxford de piel en color chocolate. En caso de que lleves una camisa debajo, apuesta por un jersey con media cremallera o uno de tus jerséis de cuello en pico favoritos que puedan abrigarte con estilo. Así, podrás lucir un look de trabajo tan atractivo como profesional sin tener que pasar frío ni comprometer tu comodidad.

Un jersey de lana es también una solución ideal para conseguir un outfitperfecto para dar una vuelta por la ciudad, disfrutar de una escapada de fin de semana o tomar una copa con amigos después de una jornada laboral. Si deseas conseguir un look fresco y desenfadado, no hay nada mejor que optar por uno de nuestros jerséis de rayas. Siendo mujer, elige uno holgado de lana en color azul marino y combínalo con unos tejanos negros skinny, botas o botines de piel marrón, un abrigo oversize de lana beige y un fular de cachemira o mohair en color chocolate. Si eres hombre, elige un jersey de lana negro con rayas blancas y acompáñalo con un pantalón beige de algodón, botines marrones de estilo militar en cuero nobuk y una parka acolchada de color azul o negro. Y los fashionistas más pequeños, tanto niños como niñas, estarán guapísimos vistiendo un jersey de lana azul con rayas rojas o amarillas, unos clásicos blue jeans con cintura de goma, unas zapatillas deportivas rojas de cuero con cordones azules y una cazadora acolchada de estilo bomber, también en azul marino.

Pero aquí no acaban todas las posibilidades estilísticas de un jersey de lana. Y es que en una moda que apenas tiene reglas, el uso de los jerséis de punto ya no está reservado exclusivamente a los looks casuales o de oficina. Ahora, bendecido unánimemente por la comunidad de los fashion insiders, un jersey de lana es el nuevo aliado de tus outfits de fiesta. Conseguir con él un resultado espectacular y darle ese toque desenfadado propio de una prenda de punto, es muy fácil. Lo más común para un look de fiesta femenino es combinar un suéter de lana (elígelo en color rojo y si es oversize, mucho mejor) con una falda negra larga de seda o tul, unos salones de piel en gris marengo, un collar con eslabones XXL plateados y un clutch de polipiel en color negro o plata. Y si quieres ser el hombre mejor vestido de la noche, elige un jersey de lana negro y combínalo con un traje de chaqueta gris (preferiblemente de poliéster con elastano para que no se arrugue durante la fiesta), unos zapatos negros de charol y un cinturón de piel negra con hebilla plateada.

Todos los jerséis de C&A se fabrican con materiales de primera calidad. La mayoría de ellos son sostenibles y tienen como base productos reciclados. Uno de nuestros tejidos estrella es el algodón orgánico, cultivado en tierras libres de sustancias tóxicas. Este material es cien por cien ecológico y, además, se caracteriza por una gran durabilidad, exquisito tacto y resistencia a la decoloración. Y para alargar aún más su ya de por sí extensa vida útil, lávalo en un ciclo suave a temperatura máxima de 40 °C. A su vez, los tejidos sintéticos como poliéster, acrílico o lyocell se lavan a 30 °C y destacan por su rápido secado y su capacidad de mantener la forma incluso tras múltiples lavados.