shop.global.1
Dos niños en el asiento trasero de un coche

¿Falta mucho? Los mejores juegos para un viaje en coche

Cuando nos vamos de viaje en automóvil, puede llevar un buen rato hasta que lleguemos a nuestro deseado destino. Especialmente para los niños, los viajes en coche pueden hacerse aburridos y eternos. A menudo se necesitan menos de diez minutos para oír esa temida frase que proviene de los asientos traseros: “¿Cuánto queda? ¿Ya llegamos?”. Los atascos, el tráfico denso, las obras, los desvíos inesperados y la falta de libertad de movimiento dentro del vehículo pueden crear mucha frustración tanto en niños como también en los adultos. Aunque no existe el truco infalible para que los niños no se aburran ni pierdan los nervios, hay muchas maneras de mantenerlos contentos y entretenidos, incluso en los trayectos más largos. En este artículo te descubrimos cómo entretener y divertir a tus hijos en un viaje en coche sin necesidad de esfuerzo ni preparación.

Convierte el viaje en coche en un juego de niños

Aunque el espacio dentro del vehículo es bastante limitado, la imaginación no lo es. Por eso, te proponemos una serie de divertidos juegos para no aburrirse en el coche en los que necesitarás muy poco material y que son idóneos para toda la familia. Dependiendo de la edad de los niños puedes introducir variaciones para adaptar cada juego a tu familia.

Tengo en mente lo que no puedes ver

Todo el mundo conoce el clásico “Veo, veo”, uno de los juegos de niños más veteranos. Sin embargo, en el interior del coche, con pocos objetos interesantes y llamativos para un niño y con un paisaje exterior que puede cambiar con demasiada rapidez, puede acabar por ser un juego aburrido y sin demasiada gracia. Por eso te proponemos una variante: “Imagino lo que no puedes ver”. En este caso, tenemos recursos ilimitados porque usaremos la imaginación. Un jugador tiene que pensar, por ejemplo, en un objeto, un edificio importante o un animal, y los otros pasajeros tienen que adivinar de qué se trata haciendo preguntas que solo se pueden responder con un sí o un no. También da mucho juego tratar de adivinar personajes famosos. Según la edad del niño se puede adaptar la dificultad de lo que se imagina.

El ladrón de vocales

Explícale a tus hijos que el ladrón de letras se coló en el coche durante la última parada que hicisteis y se dedicó a robar las vocales. Como consecuencia, por ejemplo, tienes que apañártelas para hablar y hacerte entender bien sin utilizar la letra A. No es t_n f_cil como p_rece. A continuación, irán desapareciendo del coche la E, la I, la O y finalmente la U, con lo que hablar se vuelve cada vez más complicado, pero también más divertido. Es un juego que asegura entretenimiento para toda la familia, a la vez que se pueden practicar las habilidades en el habla de los más pequeños.

El juego de sí y no

Como conductor del juego, tienes que hacer preguntas que en ningún caso se puedan responder con un sí o con un no. Se necesita creatividad y mucha atención para este juego. La pregunta: “¿quieres ir a la playa?” no se puede responder con un sí, sino con una frase del estilo: “por supuesto que quiero”. Parece fácil, pero para evitar responder con un “sí” de forma espontánea hace falta estar concentrado. Si se escapa una de las dos palabras prohibidas, se pierde la ronda, a la vez que os echáis unas buenas risas.

Palabras encadenadas

Este juego de palabras para niños pondrá a prueba su vocabulario. Se empieza diciendo una palabra, por ejemplo “gato”. El siguiente jugador tiene que decir una palabra que empiece por la última sílaba de la palabra anterior. En este caso, serviría “tormenta”. Se podría continuar con “taza”, “zapatero”, “ropa”, etc.

Variante: para los más pequeños puede ser más sencillo utilizar únicamente la última letra de la palabra anterior. Por ejemplo, “gato”, “oreja”, “árbol”, “leche”, etc.

El detective sobre ruedas

Un juego divertido para los más avispados. Uno de los participantes será el sospechoso y el resto serán los detectives. Estos miran al sospechoso atentamente durante un minuto. A continuación los detectives cierran los ojos mientras el sospechoso cambia algún detalle de su vestimenta o de su entorno. Puede desabrocharse un botón del pantalón, desatarse un cordón de los zapatos, soltarse una trenza o remangarse el jersey. Una vez hecho el cambio, los detectives abren los ojos y tienen que adivinar qué ha cambiado el sospechoso. El detective más rápido en acertar se convierte en sospechoso en la siguiente ronda. El conductor del vehículo no puede participar en este juego, por razones obvias.

Érase una vez un cuento sin ningún tipo de sentido

¡Explica los cuentos de siempre de una forma distinta! En esta lectura alternativa de los cuentos de toda la vida, el narrador comete errores en la historia de forma intencionada. El resto de jugadores tendrán que detectar estos errores. Por ejemplo, “Blancanieves y los siete enanitos” se convierte en “Blancanieves y los siete patitos”, Caperucita Roja va a visitar a su hermana en vez de a su abuela y Cenicienta no pierde un zapato, sino un calcetín. Lo mejor de este juego: hay infinitas variaciones, por lo que nunca se hace aburrido y no solo se divertirán con él los pasajeros más jóvenes.

Frases con matrículas

Este juego está pensado especialmente para cuando nos encontremos en un atasco o en una retención. Consiste en fijarse en las matrículas de los coches que tenemos alrededor. Con las letras de las matrículas hay que construir frases divertidas, da igual si no son realistas. Por ejemplo, con la matrícula FSC podemos formar la frase “Fernando Sabe Cacarear”.

Hacer la maleta

Este es un juego de memoria muy apropiado para un viaje. Un jugador empieza diciendo “Hago mi maleta y me llevo...” y se complementa la frase con un objeto cualquiera, como por ejemplo “unas gafas de sol”. El siguiente jugador repite la frase con los objetos que ya hay en la maleta en el orden correcto y añade uno nuevo. La diversión está asegurada e irá creciendo a medida que va avanzando el juego y la maleta se va llenando. Pierde quien le falle primero la memoria y no sea capaz de hacer bien la maleta. Una variante: cambiemos la maleta por una bolsa de la basura. Aquí la diversión aumenta, ya que se pueden añadir objetos que no sean del agrado de los niños o que sean absurdos, como por ejemplo un cuaderno lleno de deberes o un pañal sucio.

Stop!

Para este otro clásico necesitaremos papel y boli. Dibujaremos una tabla con distintas categorías que acordaremos antes de empezar. Las posibilidades son infinitas y pueden adaptarse a la temática vacacional:

  • Tipos de helado
  • Cosas que se pueden encontrar en la playa
  • Artículos que llevamos en la maleta
  • Cosas que se pueden hacer durante las vacaciones
  • Personajes de dibujos animados

A continuación elegiremos una letra del abecedario y cada participante deberá escribir una palabra de cada categoría que empiece con dicha letra. El primero en rellenar todas las categorías grita “Stop!” y todos dejan de escribir. Quien tenga más palabras que otros participantes no hayan repetido, gana.

Un consejo: este juego es más adecuado para ratos de atasco o cuando estemos parados, ya que muchos niños pueden marearse o tener náuseas si leen o escriben con el coche en marcha.

Contar colores

Este juego es divertido incluso para los más pequeños, especialmente cuando están aprendiendo los números. Para empezar, se cuentan los coches que vemos que son del color favorito de los niños, por ejemplo el rojo. Cuando se hayan contado 20 coches de color rojo (o el número que se establezca), continuaremos con un color diferente. Como recompensa, se puede dar a los niños ositos de gominola del color correspondiente.

De la A a la Z

En primer lugar se define un tema principal, como pueden ser animales, plantas o países. Asegúrate de que se trata de una categoría que puedan dominar fácilmente los niños. El primer jugador dice una palabra con la A (por ejemplo, “abeja”). Los otros jugadores tienen que continuar diciendo palabras siguiendo el orden alfabético (siguiendo con el ejemplo de los animales, podrían decir buey, cabra, dromedario, etc.) hasta llegar a la letra Z. Quien no encuentre una palabra, puede saltar turno o pedir ayuda de los jugadores más avanzados.

Trucos para hacer pasar más rápido el tiempo

No solo los juegos pueden desterrar el aburrimiento, hay una serie de consejos que puedes aplicar para ayudar a tus hijos a hacer más llevadero un viaje en coche.

Las bolsas sorpresa

Especialmente en los viajes más largos, puedes contentar a tus hijos con pequeñas bolsas sorpresa que se pueden abrir, por ejemplo, cada 50 o 100 kilómetros recorridos. Esto los puede mantener entretenidos durante todo el recorrido. El contenido de estas bolsas sorpresa podría ser:

  • Dibujos para colorear
  • Una chuchería
  • Un juguete pequeño
  • Un pequeño cuento
  • Un juego de paciencia
  • Rompecabezas y pasatiempos de nuestro PDF

A modo de variante o de complemento, puedes preparar unas tarjetas de viaje de cartón con diferentes colores para distribuir a tus hijos después de haber superado un determinado kilometraje. Esto ayuda a los más pequeños a hacerse una idea de cuanto dura el trayecto. La última tarjeta, seguramente la más esperada, se entregaría al llegar al destino.

Diversión y entretenimiento con la tablet

Por supuesto, no tiene ningún sentido sentar a los niños delante de la tablet durante todo el viaje. Sin embargo, sí que puede servir para que vean algún vídeo o película y se entretengan un rato. Por eso, hay que pensar en llevar una selección de películas, audios y música que les guste. Las tablets se pueden fijar en la parte trasera del reposacabezas  del asiento del conductor o del asiento del copiloto. El uso de auriculares también garantiza que los padres puedan disfrutar del viaje con paz y tranquilidad.

Dos niños utilizan una tablet y auriculares en el interior de un coche

Id parando por el camino

Asegúrate de que os tomáis los descansos necesarios para que los niños puedan tomar el aire, moverse un poco e ir al baño. Trata de parar en las áreas de servicio menos concurridas o en un entorno natural tranquilo y aprovechad el descanso para comer algo saludable y beber agua.

Conclusión

Aunque no existe la solución perfecta contra el aburrimiento en el coche, con nuestros consejos y juegos para viajes largos tenéis algunas buenas opciones de entretenimiento, que no solo serán divertidas para vuestros hijos, sino también para vosotros.

Encontrarás más información sobre irse de vacaciones con niños en los otros artículos de nuestra guía de consejos:

Vacaciones con niños

Cómo preparar la maleta para un viaje en familia

Protección solar para niños

Restaurantes ideales para familias con niños

Volar con niños

Fuentes de las imágenes:

iStock/FatCamera

iStock/MichaelSvoboda

iStock.com/AlexBannykh

iStock.com/Igor Zakowski

Bhonard/Shutterstock.com

Janista/Shutterstock.com

Janista/Shutterstock.com

Milena Moiola/Shutterstock.com

TanyaLovus/Shutterstock.com

Ksenya Savva/Shutterstock.com