global.uvp.bar.1

Calidad para sentirte y verte mejor

Aprox. 50% más materias primas sostenibles

Gran selección

Moda para toda la familia

Expertos en moda

Looks hechos para ti

Un niño con miedo en la peluquería

Peluquerías para niños: consejos para padres

La primera visita de los niños a la peluquería es una ocasión especial. Estar en un entorno desconocido durante un buen rato y ver tijeras cortando a muy poca distancia de sus cabecitas pueden causar incomodidad e incluso miedo a la mayoría de niños. En este artículo te damos consejos sobre cómo puedes preparar a tu hijo para su primera visita al peluquero. Además, te enseñamos cómo encontrar una peluquería adecuada para niños. Finalmente, en nuestra entrevista, dos peluqueras infantiles nos hablan sobre las peculiaridades de trabajar cortando el pelo a los más pequeños de la casa.

 

Qué requisitos debería cumplir una buena peluquería infantil:

  • Explicación detallada de cada paso durante la visita
  • Trato cordial y mentalidad abierta por parte del personal
  • Ambientación colorida y atractiva para los niños
  • Zona de juegos, con juguetes apropiados para cada edad
  • Libros infantiles y material para dibujar y colorear
  • Sillas y batas infantiles
  • Productos para el cuidado del cabello infantil delicado

 

¿Por qué los niños tienen miedo de ir a cortarse el pelo?

A muchos niños les espanta ir a la peluquería. Solamente el tener a un desconocido tan cerca puede resultar muy incómodo. Además, el tijereteo constante junto a su cabecita puede resultar intimidante para los más pequeños. Sin embargo, la peor parte para los niños pasa por permanecer sentados y quietos durante rato, ya que su impulso natural de moverse continuamente se ve considerablemente reprimido en el sillón de la “pelu”. A todo esto hay que sumarle, sobre todo durante la primera visita, el miedo que suelen tener a que les duela cuando les corten el cabello.

La mayoría de peluquerías y barberías están concebidas y diseñadas pensando en el público adulto, y a veces atienden a los niños de forma rápida y sin demasiadas preocupaciones. Esto no ocurre en una peluquería para niños, donde ponen especial atención a los posibles miedos infantiles y a las necesidades de sus jóvenes clientes. Aunque los peluqueros infantiles no han recibido una formación específica para poder cortar el pelo a niños, sí que suelen caracterizarse por tener una personalidad y un estilo que los capacita para atender adecuadamente a los más pequeños.

Un niño pequeño mientras le cortan el pelo

¿Cuándo toca el primer corte de pelo?

No es la edad del niño la que determina la primera visita a la peluquería, sino la longitud de su pelo. Cuando el cabello de tu hijo empiece a entorpecerle la vista, es que ha llegado el momento de llevarlo al peluquero. También el tipo de pelo, el peinado o las preferencias de los padres influyen a la hora de decidir el momento para el primer corte de pelo.

Es habitual que algunos padres opten por cortar ellos mismos el pelo a sus hijos, ya sea para ahorrar tiempo o dinero. Pero cortar el pelo a un bebé o a un niño no es tan sencillo como pudiera parecer. En casa es difícil mantener al niño sentado y tranquilo, lo que dificulta todo el proceso, dejando vía libre a trasquilones y a otros contratiempos que solo un peluquero puede solucionar. Este normalmente sabe qué hacer y cómo adaptarse a las necesidades del niño mientras se le corta el cabello.

Características especiales de un peluquero infantil

El carácter y la personalidad del peluquero juegan un papel crucial cuando se trata de cortar el pelo a los más pequeños. Un peluquero infantil debe tener una especial habilidad para tratar con niños y, sobre todo,  ser muy paciente, tomándose en serio los posibles temores de sus pequeños clientes y sabiendo tratar adecuadamente a los más tímidos y asustadizos. Mediante la comprensión y sensibilidad en el trato, el peluquero puede ganarse la confianza de los más pequeños y estos pueden llevarse una experiencia positiva que les hará desear volver.

Además del personal, la ambientación del local es otro factor clave. Cuando entremos en la peluquería tiene que resultar evidente que se ha diseñado pensando en los más pequeños, ya que para ellos es muy importante la primera impresión para poder sentirse a gusto durante el resto de la visita.

Contar con una zona de juegos atractiva y con juguetes interesantes invita a los niños a quedarse. Tener una pequeña colección de libros infantiles de distintas temáticas ayuda a fortalecer esta sintonía y a hacer mucho más llevadero el tiempo de espera. No deben faltar papel y lápices de colores, así como asientos especiales para los niños. Además, una buena peluquería infantil debería contar con juguetes pensados para todas las edades: tanto para bebés como para niños pequeños y niños en edad escolar.

Pero lo más destacado en una peluquería de estas características suelen ser las sillas de cortar el pelo. Es habitual encontrar sillas que simulan trenes o coches de carreras, incluso hay sillas en forma de divertidos animales, y también las hay que son auténticos tronos. Solo la imaginación pone el límite a la variedad de diseños, que sin duda harán las delicias de los más pequeños de la casa. En una peluquería o en una barbería orientada a adultos a menudo no disponen de asientos preparados para niños, limitándose a contar con accesorios para poder sentar a mayor altura a sus clientes más jóvenes.

Una peluquería infantil también se caracteriza por disponer de una gama de productos específicos para el cuidado del delicado cabello infantil. Además, a la hora de cortar, lavar y secar, es habitual que el peluquero explique a los niños cada paso para que estos sepan qué está pasando en cada momento y qué va a suceder a continuación. De este modo, evitamos que se pongan nerviosos ante la incertidumbre.

En nuestra entrevista, las peluqueras infantiles Anna y Andreina Leccese, de Barcelona, nos hablan sobre las características especiales de su salón y nos describen la experiencia de trabajar con sus pequeños clientes.

Una niña peina a su madre

Antes de ir a la peluquería: cómo prepararse

Para quitar posibles miedos a tu hijo, es recomendable que lo prepares antes de ir a la peluquería. Una buena forma de hacerlo es jugando a los peluqueros en casa, pasando un buen rato en familia peinándose los unos a los otros. También podéis utilizar peluches o muñecas para practicar los mejores peinados. ¡Hasta con un plato de plástico y lana a modo de pelo podemos mostrarles cómo funciona e incluso hacer creaciones divertidas!

Además de estos juegos, hay numerosos libros infantiles y audiolibros que cuentan historias sobre ir a la peluquería y cortarse el pelo. Si hablamos con nuestro hijo y le explicamos qué sucede mientras estamos sentados en la silla del peluquero, podemos ayudarle a superar los posibles temores que pueda tener.

Muchos niños tienen miedo a que el corte del cabello pueda causarles dolor. La mejor forma de convecerlos de que no hay nada que temer es mediante la observación directa: lleva a tu hijo contigo en tu próxima visita al peluquero y demuéstrale que no hay ningún dolor al que temer.

Consejos para una visita satisfactoria a la peluquería

Para que la visita al peluquero sea todo un éxito, es bueno planificarla con antelación. Que el niño esté bien descansado y bien alimentado es un buen punto de partida, por lo que es mejor evitar ir durante sus horas habituales de comer o de dormir.

También es recomendable llegar a la cita con antelación, así tu hijo tendrá tiempo de familiarizarse con el nuevo entorno. Llegar con el tiempo justo y con prisas es incómodo tanto para los adultos como para los niños, y puede estresarlos a ambos.

Permite que tu hijo se lleve a la peluquería su juguete o muñeco favorito. Tener un elemento conocido y familiar consigo le ayudará a estar más tranquilo y a distraerse durante los momentos de espera.

Incluso habiéndonos preparado en casa, y a pesar de los esfuerzos del peluquero, puede ocurrir que tu hijo no se sienta cómodo o que esté intranquilo. En este caso, es importante no presionarlo ni obligarlo a hacer nada que no quiera. Hay que tener en cuenta y no dejar de atender sus temores y preocupaciones. Si no lo acabamos de ver del todo claro, lo mejor es dejar el corte para otro día y posponer la cita. De esta forma, tu hijo verá que has tenido en cuenta su malestar y aumentarán las posibilidades de que la próxima visita sea exitosa.

¿Cuánto cuesta un corte de pelo infantil?

Los precios varían de una peluquería infantil a otra. En algunas multiplican una cantidad fija por la altura del niño, en otras tienen en cuenta su edad y en otras el esfuerzo y el tiempo de dedicación.

En algunas peluquerías, los niños reciben un diploma o un certificado después de su primera visita. También se les puede ofrecer llevarse una foto y un mechón de recuerdo de esta primera experiencia. No obstante, en algunos casos, estos obsequios pueden suponer un coste adicional.

Conclusión

Ruido de tijeras, gente desconocida y un entorno ajeno: todo esto puede resultar intimidante para un niño. Si eliges una peluquería infantil que se adapta a las necesidades y gustos de los niños, puedes hacer que irse a cortar el pelo sea una experiencia de lo más satisfactoria e incluso divertida. Un buen peluquero infantil se gana a los jóvenes clientes con una personalidad sensible y un local diseñado pensando específicamente en ellos. Si tu hijo se lleva un buen recuerdo en su primera visita, relacionará ir al peluquero con una vivencia positiva.

¡Te deseamos a ti y a tu hijo una buena visita a la peluquería!

Fuentes de las imágenes:

iStock.com/sturti

iStock.com/SbytovaMN

istock.com/EmirMemedovski